cerrar
publicidad


2030

Jose Rubén Zamora


El escenario más probable es que la lucha por la supremacía entre China y Estados Unidos, se defina sin llegar a la guerra, aunque a lo largo de 2021, el mundo y el gobierno de Biden, correrán un altísimo riesgo, pues China comunista puede decidir, intempestivamente, invadir Taiwán, apostando a que los estadounidenses no reaccionarán declarando una guerra de alcance global, sobre todo, a la luz de que “Occidente”, conocido también como “el mundo libre”, ha callado y prácticamente ha guardado un silencio cómplice, a pesar del genocidio contra la minoría de uigures musulmanes que está teniendo lugar en China Continental y la creciente represión salvaje contra los ciudadanos demócratas de Hong Kong, por medio de la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong, que ha criminalizado sus derechos políticos y civiles y cercenado la libertad de expresión, dado que cualquier actividad ciudadana, incluso una raquítica manifestación pacífica, puede, arbitrariamente, ser considerada un intento de secesión, subversión o colusión con fuerzas extranjeras.

En el escenario, en el que Estados Unidos y China en 2021 no llegan a la guerra, pero que la supremacía China se hace sentir como una realidad, Europa después de una década de estancamiento, privilegia su alianza estratégica con China.

En América Latina, Chile, Uruguay, Costa Rica y Panamá alcanzan el desarrollo económico y el progreso social en 2030. Centro América y particularmente Guatemala no encuentran un motor de crecimiento, una materia prima, que sustituya en términos de divisas y empleo a los sectores marginales y muy deprimidos del café, azúcar y hule. En el caso de Guatemala, su activo estratégico, el agua, se degrada por su contaminación extendida.

África sigue a la deriva. América Latina profundiza sus lazos económicos con China. Los gobiernos populistas de extrema derecha y extrema izquierda desaparecen. Los narco cleptoestados como Venezuela, Honduras y Guatemala y los carteles y los capos, y sus estructuras criminales responsables de corrupción, violencia y muertes también desaparecen, pues los consumidores norteamericanos y de Europa sustituyen la cocaína y heroína por drogas personalizadas, hechas en casa, derivadas de metanfetaminas chinas; mientras los “veganos” consumen marihuana producida en los propios Estados Unidos con total libertad. Las cleptodictaduras que nacen y mueren en cada elección en países como Guatemala persisten, así como sus altos niveles de conflictividad social y sus recurrentes crisis humanitarias.

La fusión va a representar el combustible de mayor consumo global y las empresas de biotecnologías y genéticas serán las preponderantes. Los avances continuados de la robótica y la inteligencia productiva siguen reduciendo la necesidad del trabajo humano. Las etapas prolongadas de crecimiento constante y el aumento indefinido del consumo quedarán atrás. Los déficits y brechas sociales se mantienen. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible que las Naciones Unidas lanzaron hace 15 años no se alcanzarán y más bien experimentan un deterioro para 2030.

La fisión nuclear, robótica productiva, inteligencia artificial, reemplazos corporales, realidades virtuales son cada vez más la norma en los países desarrollados. El pavor a la inteligencia artificial seguirá presente y se transformará en una causa o movimiento lleno de militancia a escala global. Se anuncia la puesta en circulación comercial de los aviones supersónicos. Cada vez es menos importante trasladarse físicamente. El desplazamiento físico es solo para los pobres, que no pueden moverse en la realidad virtual, que cada vez ocupa más espacio a lo largo de las personas durante la vida. ¿Para qué viajar a un lugar que se puede visitar con un holograma?; ¿para qué ir a visitar personas con quienes se puede conversar o contactar sin moverse de casa?

El salto de terapias nanointernas —microsubmarinitos salvadores navegan por las venas de las personas— y los famosos reemplazos de órganos están teniendo efectos curiosos. El salto de la esperanza de vida, que se había detenido en los 2010, retorna para quedarse entre 2021 y 2030. Miles de millones de personas empiezan a tener conciencia de que la vida y la salud se juegan, dependiendo de si se es rico o pobre: dos o tres décadas más de vida son una diferencia atroz, dependerán de contar con los recursos financieros para diseñar una estrategia inteligente y eficaz de reemplazos de órganos. Sí, a principios de este siglo, la televisión y los teléfonos pseudo inteligentes, mostraron a los países más pobres cómo vivían los más ricos, y, ese conocimiento desencadenó grandes migraciones, particularmente desde los países en los que la violencia, la pobreza y la ausencia de oportunidades son la norma, ahora, entender, que la diferencia, no es solo el cómo sino el cuánto, puede producir consecuencias impensables.

Por otro lado, en las sociedades ricas, los saltos técnicos podrían producir, en estos años, un efecto inesperado: la conciencia —o sensación— de que ya no es necesario cuidar el cuerpo porque todo en él, se ha vuelto reparable, reemplazable. En 2024 nombraron al primer papa africano que tuvo tan poco éxito, como el de su antecesor, el primer papa latinoamericano: los prelados periféricos no pudieron salvar a la Iglesia de Roma.

Mientras, el islam y el evangelismo han mantenido su peso, pero no crecen; se diría que, en esta próxima década, las religiones mayoritarias, también entran en un periodo de confusión y que, por fin, los cambios de conducta de los últimos tiempos, empiezan a manifestarse en la búsqueda de nuevas formas religiosas. Hay quienes predicen la aparición de credos y religiones, cada vez más personalizados, y “tuneados” al detalle, grupos virtuales que se forman a partir de creencias y mitologías de diseño propio.


Este especial está hecho con artículos de Turning Points 2021. Distribuida por The New York Times Licensing Group
publicidad


DIRECTORIO: Presidente:Jose Rubén Zamora, Directora: Julia Corado, Subdirectora: Lucy Chay, Jefe de Redacción: Gerson Ortiz, Editora de Economía: Beatriz Lix, Editora web: Luisa Paredes, Gerente de Ventas: Fröken Donis, Diseño e infografías: Daniel Lux Sandoval, Diseño y desarrollo web: Irasema Méndez y David González.