La transformación de la matriz energética de Guatemala: Contra viento y marea, una extraordinaria realidad concreta




En las décadas de los ochenta y los noventa, la capacidad de generar e importar energía explicaba en alrededor de un 90 por ciento el crecimiento de la economía del país. La mayoría de la energía disponible tenía su origen en el petróleo y sus derivados y en el carbón.

El costo de la unidad de energía era muy alto y la capacidad de cubrir la factura petrolera, sobre bases mensuales, llegó a convertirse en una genuina tortura. Cada mes, literalmente, la banca central y Finanzas Públicas tenían que traspasar, con exceso de dificultades, un verdadero Everest financiero. Los apagones llegaron a ser una constante habitual e implicaban enormes costos escondidos, imposibles de cuantificar, que encarecían la producción nacional y la vida de todos los guatemaltecos.

Esta dramática realidad, llevó, no sin lentitud, en un principio, a diseñar e implantar políticas públicas, en las que el sector privado jugó un papel crucial, para descifrar cómo cambiar la matriz de energía de Guatemala, buscando dejar a un lado el uso del petróleo y el carbón, para descansar en mayor medida en energías limpias, fundamentalmente de hidroeléctricas, dado el enorme potencial que caracteriza al país, lo que inclusive, puede permitir que se transforme en un gran exportador neto de energía limpia de largo aliento.

La transformación de la matriz energética en Guatemala ha caminado a pasos agigantados. En 2003, a inicios del siglo XXI, en el país se aprobó la Ley de Incentivos para el Desarrollo de Proyectos de Energía Renovable, que buscaba dejar atrás el uso de energías de origen fósil, carbón o búnker y a partir de ahí, buscar con afán, otros tipos de generación de energía, no solo de hidroeléctricas, sino que también energía eólica y solar, y, este esfuerzo vigoroso no se ha detenido.

La energía generada por las hidroeléctricas, comenzó en el siglo XIX, con la primera planta colocada en la finca El Zapote. En la actualidad, el aporte de la energía hídrica supera al carbón y el búnker. Hace 15 años, el país comenzó un cambio radical en su matriz energética, dando lugar a las nuevas tecnologías que han abaratado considerablemente el valor de la unidad de energía.

El cambio climático ha obligado a los países a recurrir a la generación de energía de fuentes más limpias y a mejores costos. La energía renovable ha hecho más asequibles los precios y ofrece más opciones al mercado. El aporte de las energías limpias al sistema alcanzó en 2018, el 61 por ciento del total y en el futuro se visualiza que la contribución será aún mayor. El desafío para crecer en el sector es encontrar y conciliar modelos de éxitos compartidos con las comunidades y superar los conflictos sociales, para dar paso a mayores niveles inversión en energía, relativamente suspendida desde hace algunos años.

Durante la pandemia, la energía renovable ha tenido un papel importante en otras latitudes. Hace tan solo unos días, Europa celebraba que la energía renovable, por primera vez, había superado a la que tiene como origen combustible fósil. La demanda de electricidad en la Unión Europea cayó siete por ciento en general. La generación de energía con combustibles fósiles cayó 18 por ciento en el primer semestre, en comparación con el año anterior. Sin embargo, la generación de energía renovable creció 11 por ciento, según Ember.

El carbón fue el mayor perdedor en 2020. Es una de las fuentes de energías menos amigables con el medio ambiente y que más contamina, y su participación se está desplomando en Europa, a medida que el precio del carbón aumenta y los gobiernos toman medidas para reducir las emisiones de gases con efecto de invernadero. La energía por carbón cayó 32 por ciento en toda la Unión Europea.

En Guatemala habrá que reflexionar sobre las cifras que dejó la pandemia, con el consumo trasladado a los hogares. Sin embargo, a pesar de enorme impacto de la pandemia, el sector permanece activo y funcionando con eficacia. El Ministerio de Energía y Minas (MEM) informó que entre agosto y septiembre prevé sacar la Licitación PEG-4-2020, para adjudicar 400 MW, como parte del Plan de Expansión Indicativa del Sistema de Generación 2020-2050.

Es importante señalar, que el impulso de nuevas inversiones en hidroeléctricas es crucial para el desarrollo y el progreso de Guatemala, y que, incluso puede permitir erradicar la pobreza extrema, pues permite popularizar y difundir la propiedad y el capital y transformar, a grandes mayorías de guatemaltecos que han estado marginados, en capitalistas exitosos y en socios del desarrollo, participando en organizaciones de calidad, con tecnología de punta y gerencia de clase mundial. Reiteradamente, ‘elPeriódico’ ha insistido en la importancia de dejar atrás visiones conservadoras de desarrollo y encontrar estrategias y políticas públicas de corto y mediano plazo, que permitan encontrar la senda del crecimiento económico y el progreso social para todos. Por tal razón, hoy compartimos, con nuestros lectores, el arduo camino recorrido por el sector eléctrico, en su afán por optimizar al máximo posible su matriz o mezcla energética.




logo
  • Energías renovables para un mejor planeta, ¿Guatemala las aprovecha?

    La discusión de nuevas energías ha contribuido a la caída de los precios y al mayor desacoplamiento del crecimiento económico y las emisiones de GEI.

    Beatriz Lix elPeriódico

    En los últimos 15 años se ha visto un cambio sin precedentes en el consumo de recursos energéticos. El alto crecimiento en el mercado de las energías renovables, en términos de inversión, nueva capacidad y altas tasas de crecimiento en los países en desarrollo, ha cambiado el panorama para el sector de la energía. Hemos visto el crecimiento de recursos no convencionales y mejoras en la evolución de la tecnología para todas las formas de recursos energéticos.

    El cambio de matriz energética para el país comenzó una discusión más profunda después de dos años de aprobada la Ley de Incentivos para el Desarrollo de Proyectos de Energía Renovable, Decreto 52-2003. La discusión se centró en la necesidad de aprovechar los recursos renovables que tiene el país y dejar de utilizar los combustibles de origen fósil.

    De acuerdo con el último documento realizado por el Ministerio de Energía y Minas en 2019, Guatemala es un país que tiene un potencial de 6 mil MW de energía hidroeléctrica y 1,000 MW de geotermia y solo se aprovecha el 24.1 por ciento de la primera y un 3.5 por ciento de la segunda.

    Para el desarrollo de proyectos de energía solar, el país cuenta con un recurso importante, el cual tiene un valor anual promedio de radiación solar global de 5.3 kWh/m2/día.

    En lo que respecta al recurso eólico también existen sitios identificados por las autoridades para su desarrollo.

    La discusión de nuevas energías ha contribuido a la caída de los precios y al mayor desacoplamiento del crecimiento económico y las emisiones de GEI. La mayoría de los países han logrado una combinación energética más diversificada con un crecimiento en la propiedad de la comunidad y una evolución de las microrredes de acuerdo con World Energy Council en 2016.

    En Guatemala están distribuidas las nuevas tecnologías de la siguiente forma:

    Planta Fotovoltaica de 50 MW (HORUS I)



    ENERGÍA HIDRÁULICA

    La energía hidráulica es el aprovechamiento de la energía potencial que tiene una corriente de agua por diferencia de alturas, que debido a la gravedad hace que fluya de un terreno más alto a uno más bajo; y de esta forma esa energía se transforma en mecánica por medio de una turbina, que conectada a un generador produce energía eléctrica. Las instalaciones para aprovechar este potencial hídrico se denominan central hidroeléctrica.

    La historia de la generación de energía eléctrica en Guatemala da inicio en 1884, cuando se instaló la primera hidroeléctrica en la finca El Zapote al norte de la ciudad capital, con capacidad de encender 135 lámparas.

    Al mes de septiembre de 2018, en centrales hidroeléctricas conectadas al Sistema Nacional Interconectado -S.N.I.-, se tiene una potencia instalada efectiva total de 1,444.27 MW.

    ENERGÍA SOLAR

    Es aquella energía que proviene del aprovechamiento directo de la radiación del sol, y de la cual se obtiene: Calor y Electricidad.

    Debido a su posición geográfica, Guatemala presenta valores significativos de radiación solar durante casi todo el año, lo cual convierte al país en idóneo para el aprovechamiento de esta forma de energía.

    Al mes de septiembre de 2018, existen ocho centrales solares fotovoltaicas de generación eléctrica conectadas al Sistema Nacional Interconectado, con una potencia instalada efectiva total de 91.5 MW. Una de estas centrales se localiza en Estanzuela, Zacapa; dos en Chiquimulilla, Santa Rosa; tres en Taxisco, Santa Rosa; una en Moyuta, Jutiapa; y una en Jutiapa, Jutiapa.

    ENERGÍA EÓLICA

    La energía eólica se considera una forma indirecta de la energía solar, puesto que al producirse un calentamiento desigual de las masas de aire por el sol, las diferentes temperaturas del aire crean zonas con distintas presiones atmosféricas, y como consecuencia de esta desigualdad se produce el movimiento de las masas de aire.

    A septiembre de 2018, se tenían instalados tres parques de generación eólica conectados al Sistema Nacional Interconectado, con una potencia efectiva instalada total de 106.50 MW. Uno de ellos se localiza en Villa Canales, Guatemala; uno en San Vicente Pacaya, Escuintla; y el otro parque de generación en Agua Blanca, Jutiapa.

    ENERGÍA BIOMÁSICA

    Por biomasa se entiende como la materia orgánica de origen vegetal, animal o procedente de la transformación natural o artificial de la misma. La energía de la biomasa corresponde entonces a toda aquella energía que puede obtenerse de ella, ya sea a través de su quema directa o mediante su procesamiento para conseguir otro tipo de combustible.

    Los ingenios azucareros producen calor para el proceso de producción de azúcar y energía eléctrica a partir del bagazo de caña.

    ENERGÍA GEOTÉRMICA

    Es aquella energía que se obtiene mediante el aprovechamiento del calor del interior de la tierra y que puede ser utilizada para la producción de energía eléctrica y otros usos.

    La energía geotérmica consiste en reservorios de roca porosa y permeable, en la cual por circulación de vapor o agua caliente se desarrolla un sistema de convección.

    El agua subterránea se filtra a profundidades de varios kilómetros donde es calentada directa o indirectamente por el magma, expandiéndose y ascendiendo a la superficie a temperatura elevada en forma líquida o de vapor, manifestándose como géiseres o fuentes termales. Este tipo de recurso se encuentra cerca de lugares donde se detecta actividad volcánica o movimiento de placas tectónicas.




  • ¿Qué ventajas tiene el uso de las energías renovables?

    • No producen emisiones de CO2 y otros gases contaminantes a la atmósfera.

    • Las energías renovables no generan residuos de difícil tratamiento.

    • Las energías renovables son inagotables.

    • Las energías renovables son autóctonas.

    • Las energías renovables disminuyen la dependencia del exterior.

    Parque Eólico2 San Antonio el Sitio

    Geotérmica Ortitlán, Planta Geotérmica Zunil I En Guatemala existen dos centrales de generación geotérmica que se encuentran conectadas al Sistema Nacional Interconectado, y que suman una potencia efectiva instalada de 35.23 MW. Una de estas centrales se localiza en el municipio de Zunil, departamento de Quetzaltenango, y la otra, en el municipio de San Vicente Pacaya, departamento de Escuintla.

  • Almacenamiento de energía renovable: el reto a solucionar

    En el avance de la generación solar, eólica y de otras fuentes sostenibles a nivel global sigue frenado por la falta de capacidad para almacenarlas.

    Lorena Álvarez elPeriódico
    Con información: AIE, Irena, Banco Mundial, Worldenergytrade.com
  • Invitados miran un sistema Powerwall en exhibición, después de que Elon Musk, CEO de Tesla, revelara un juego de baterías para hogares, empresas y servicios públicos en Tesla Design Studio el 30 de abril de 2015 en Hawthorne, California. /AFP

  • Alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) que promueve para 2030 lograr el acceso universal a la energía asequible requiere un mayor avance de la generación de energías renobles a nivel global.

    Según el reporte publicado en mayo por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena), la División de Estadística de las Naciones Unidas (UNSD), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), los avances previos a la pandemia del COVID-19 son insuficientes para alcanzar el ODS 7 en una década.

    En el informe se estima que para 2030 habrán 620 millones de personas sin acceso a la energía eléctrica, principalmente en África. Hasta 2018 se tenía un estimado de 789 millones de personas que vivían sin el servicio de electricidad.

    La expansión del sector de electricidad se ha dado por el rápido crecimiento de la energía eólica y solar. Aunque no hay claridad del impacto que tendrá la pandemia en la energía renovable, el informe indica que la expansión parece haberse ralentizado.

    Además del impacto de la pandemia otro de los desafíos es el almacenamiento de energía renovable. Por ejemplo, el Plan Estratégico 2020-2025 de la AIE destaca la necesidad de examinar cómo se puede lograr almacenar la energía renovable.

    Tendencia

    La capacidad global de almacenamiento de energía aumentará casi cinco veces, pasando de 4.8 gigavatios/ (GWh) hora en 2018 a 33 (GWh), según la nota técnica Evolución futura de costos de las energías renovables y almacenamiento en América Latina, publicado en diciembre 2019 por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

    Las tecnologías de almacenamiento de energía son incipientes en América Latina, señala el BID. Estados Unidos ha adjudicado contratos de compraventa de energía solar con almacenamiento y se prevé que México y Chile se sumen a este tipo de contratos de “energía solar de noche” conforme se reduzcan los precios de estos sistemas.

    Aunque los precios de las baterías de iones de litio continuarán bajando, así como los software para manejar los sistemas de almacenamiento, en la región la tecnología se encuentra en etapas tempranas de desarrollo e implementación.

    Grandes jugadores

    En Reino Unido, la filial de Iberdrola, Scottish Power Renewables, adjudicó 50 megavatios/hora (MWh) de almacenamiento con baterías de litio para respaldar la generación del parque eólico terrestre Whitelee. De esa manera se tendrá mayor capacidad de gestión de la energía que se entrega al sistema, se asegura el suministro con la adecuada carga y descarga de la batería de acuerdo a la demanda.

    Por su parte, Tesla, que ya ofrece el sistema Powerwall para almacenar el excedente de los paneles solares en las viviendas, instaló en Australia junto con la francesa Neon la granja de baterías Megapack, uno de los sistemas de almacenamiento más grandes a nivel global con cerca de 200 MWh.

    Otras grandes compañías se preparan para competir en este campo, pero para algunos expertos el almacenamiento de energía debe tener límites por el uso de minerales como el lítio. Es una solución que resultaría poco sustentable, advierten.

logo
  • Energía hidroeléctrica, un recurso que redujo los precios

    La generación de energía hídrica comenzó en 1884 con una hidroeléctrica en la finca el Zapote. Hoy aporta al sistema de energía 1,615GWh.

    Beatriz Lix elPeriódico

    Después de aprobada la Ley de Incentivos para el Desarrollo de Proyectos de Energía Renovable, Decreto 52-2003 la generación de energía eléctrica por medio de hidroeléctricas ha aumentado pese a la la conflictividad social en muchos departamentos. Hasta hoy el aporte a la matriz de energía renovable es del 98 por ciento.

    Sin embargo este recurso renovable ha dependido de la actividad pluvial que con el cambio climático ha disminuido. El año pasado en el primer semestre se reportó en Guatemala una baja de 27 por ciento en la generación de energía con agua respecto a igual período de 2018, lo que puso en riesgo el tema de precios. En junio de 2019, la caída en la generación por medio de hidroeléctricas fue de 40 por ciento respecto al mismo mes de 2018. Hasta hoy los mayores embalses los captan la estatal Chixoy y la privada Renace.

    La Comisión Nacional de Energía Eléctrica contabiliza hasta hoy 41 presas que operan conectadas al sistema nacional. Entre la historia de las hidroeléctricas sobresalen:

    Palo Viejo.



    Hidroeléctrica Chixoy. El embalse de Chixoy está situado en una zona de montañas rocosas donde concluyen los ríos Salamá, Carchelá y Chixoy.



    Xacbal.



    Renace.



    HIDROELÉCTRICA PALIN II

    Esta central se localiza en el municipio de Palín, departamento de Escuintla, la cual fue puesta en operación en el año 2005 y es una central a filo de agua.

    HIDROELÉCTRICA SANTA MARIA

    Esta central se ubica en el municipio de Zunil, departamento de Quetzaltenango, y fue puesta en servicio en 1927. A mediados de la década de los cincuenta se inicia la construcción en Zacapa de la Hidroeléctrica Río Hondo. Posteriormente gracias a los esfuerzos de los Ingenieros Oswaldo Santizo y José Manuel Dengo el 27 de Mayo de 1959 fue creado el Instituto Nacional de Electrificación -INDE-; por medio del decreto 1287. siendo su primer presidente el Ingeniero Martín Prado Vélez.

    HIDROELÉCTRICA JURÚN MARINALÁ

    Esta central se encuentra ubicada en la aldea Agua Blanca, interior de la finca el Salto, departamento de Escuintla, clasificada como una central de regulación diaria. Cuenta con tres unidades generadoras tipo Pelton de eje horizontal, con una capacidad de 20 MW por unidad.

    El embalse de regulación posee un volumen total de 112,000 m³ de agua, misma que se trasladada a través de un túnel de presión de 4.03 Km y una tubería de presión de 2.44 Km a la casa de máquinas, utilizando 660 m como caída bruta de diseño para lograr la capacidad de generación con un caudal de 4 m³/seg por unidad.

    HIDROELÉCTRICA AGUACAPA

    En 1982 inició operaciones la Hidroeléctrica Aguacapa.Esta central se encuentra ubicada en el departamento de Escuintla, clasificada como una central de regulación diaria. Cuenta con tres (3) unidades generadoras tipo Pelton de eje horizontal, con una capacidad de 30 MPosee un embalse con capacidad de 300,000 m³, de agua, la cual es transportada a través de un túnel de presión de 12.04 Km y de una tubería forzada de 3.65 Km, hasta llegar a la casa de máquinas.

    HIDROELÉCTRICA CHIXOY

    Esta central se encuentra ubicada en la aldea Quixal, municipio San Cristóbal, Departamento de Alta Verapaz. Cuenta con cinco unidades generadoras, con una capacidad máxima de 55 MW cada una.

    HIDROELÉCTRICA RENACE

    El Complejo Hidroeléctrico Renace es el proyecto hidroeléctrico más grande de Guatemala, con una capacidad total instalada de 301 MW, que aportan el 16 por ciento de la energía hidráulica del país.

    Las más antiguas

    En 1927 se construye la hidroeléctrica Santa María, con el fin de proveer de energía al Ferrocarril de los Altos. Cuando este medio de transporte desapareció, las autoridades de gobierno deciden que la planta se oriente a cubrir la demanda de los departamentos de Quetzaltenango, Totonicapán, Sololá y Suchitepéquez. En 1940, se crea el Departamento de Electrificación Nacional, dependencia del Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas y dicha planta se convierte en la Hidroeléctrica del Estado.La generación de energía eléctrica en Guatemala, se inicia en 1884 al instalarse la primera hidroeléctrica en la finca El Zapote, al norte de la capital. Al año siguiente se forma la Empresa Eléctrica del Sur por empresarios alemanes que instalaron la hidroeléctrica Palín de 732 KW., la cual brindó servicio a los departamentos de Guatemala, Sacatepéquez y Escuintla.


  • Cambio de dirección

    La reforma en el subsector eléctrico en Guatemala está cerca de cumplir 25 años, desde la promulgación de la Ley General de Electricidad, Decreto 93-96, que dio paso a la venta de los activos de distribución y transmisión, además que permitió a que más actores privados participaran en el mercado.

    En la década de los noventa el país implementó un programa de racionamiento para lograr atender el aumento de la demanda y se recurrió a contratos como con la planta Enron y otros que fueron indexados al precio del búnker. En marzo de este año venció el último de estos contratos prexistentes.

    Durante esa época se tenía más del 60 por ciento de la matriz energética dependiente del petróleo y esto elevaba los costos. A partir de la Ley General se inició con la metodología de cálculo de las tarifas y en 2000 se aprobó la Tarifa Social, que recibe un subsidio por parte del INDE.

    Las tarifas a partir de 2015 mostraron una tendencia a la reducción a partir de los nuevos procesos de licitación para contratar potencia y energía, y que se privilegió el uso de la energía renovable.



    Lista de presas en Guatemala

    (en orden alfabético)

    1. Agua Caliente
    2. Chichaic
    3. Compuertas de Amatitlán
    4. El Cafetal
    5. El Porvenir
    6. El Salto
    7. Embalse de Santa Rosalía
    8. Embalse de Hidroeléctrica Poza Verde
    9. Hidroeléctrica El Recreo I
    10. Hidroeléctrica El Recreo II
    11. Hidroeléctrica El Canadá
    12. Hidroeléctrica El Capulín
    13. Hidroeléctrica La Libertad
    14. Hidroeléctrica La Perla
    15. Hidroeléctrica Las Fuentes II
    16. Hidroeléctrica Matanzas
    17. Hidroeléctrica Palo Viejo
    18. Hidroeléctrica Río Bobos
    19. Hidroeléctrica Río Las Vacas
    20. Hidroeléctrica San Isidro
    21. Hidroeléctrica Santa Teresa
    22. Hidroeléctrica Secacao
    23. Jurún Marinalá
    24. Los Esclavos
    25. Presa Oxec
    26. Presa Oxec II
    27. Palín II
    28. Presa Hidro Xacbal
    29. Presa Hidro Xacbal Delta
    30. Presa Hidroeléctrica El Cóbano
    31. Presa Panán
    32. Pueblo Viejo (Chixoy)
    33. Raaxhá
    34. Renace
    35. Renace II fase 1
    36. Renace II fase 2
    37. Renace IV fase 2
    38. Santa María
    39. Visión de Águila

logo2
  • En 2020 se licitará alrededor de 400 MW

    El Plan de Expansión Indicativo del Sistema de Generación busca avanzar hacia el 80 por ciento de energías renovables para 2032.

    Geldi Muñoz Palala elPeriódico

    El Ministerio de Energía y Minas (MEM) informó que entre agosto o septiembre se tiene previsto sacar la Licitación PEG-4-2020 para adjudicar 400 MW, como parte del Plan de Expansión Indicativo del Sistema de Generación 2020-2050.

    Según el viceministro del Área Energética Energía, Manuel Eduardo Arita Sagastume, el objetivo de esta licitación es que más del 60 por ciento de la energía que se adjudique sea renovable para avanzar hacia una matriz renovable del 80 por ciento de forma gradual.

    En la actualidad la potencia instalada del país suma 3 mil 530 MW con plantas hidroeléctricas, geotérmicas, eólicas, fotovoltaicas y biomasa. En 2019 el 57.9 por ciento de la energía producida fue de fuentes renovables, y se tiene una demanda de alrededor de 1,800 MW, dijo Arita.

    “La licitación de 400 MW que se va a promover a partir de agosto o septiembre es para adicionar nueva generación de acuerdo al reglamento, y debe estar basada de acuerdo al Plan de Expansión de la Generación y de las políticas de Gobierno”, indicó.

    Agregó que se tienen 14 puntos de interconexión con los países vecinos, para que Guatemala se pueda compartir en un país exportador de energía eléctrica.

    Rodrigo Fernández, presidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), indicó que ya comenzaron a preparar los términos de referencia de la licitación conforme a la Ley General de Electrificación.

    Explicó que las distribuidoras son las que licitan porque tienen la obligación de tener contratada toda la energía y potencia que necesitan para cubrir a sus usuarios. “Los distribuidores todavía no han informado de cuánto va a ser su requerimiento total, esos 400 MW todavía no es un número cerrado”, dijo.

    Para 2025 se tiene prevista otra licitación de largo plazo que entraría en 2030, por más de un mil MW, porque se van a licitar los contratos adjudicados en 2015 y que vencen en 2030, entre ellos Jaguar Energy que tiene 200 MW. “La estrategia del país está orientada a energía renovable pero diversificada, la geotermia es una de las tecnologías que nos va a dar estabilidad”, comentó el funcionario.


    Beneficios

    Para Edgar Navarro, presidente del Administrador del Mercado Mayorista del sector eléctrico (AMM), la nueva licitación es positiva para garantizar el suministro eléctrico a futuro, por dos temas: por la introducción de nueva tecnología en cuanto a fuente energética que no ha sido explotado en el país, y por los precios.

    Dijo que los precios van a ser muy competitivos y de mucha conveniencia para el país, dado que habrá un espacio de participación para las plantas que ya están instaladas, y significará un beneficio para los consumidores finales.

    Navarro indicó que el plan de expansión de la generación conlleva el desarrollo o la posibilidad de que una tecnología que no ha sido explotada suficientemente en el país, como la geotermia se pueda ver estimulada a través de esta licitación.

    “La geotermia es una de las fuentes de generación que ya existe en el país pero bastante limitada. Las plantas existentes y estas nuevas que puedan ser convocadas para generar con geotermia estarían ofreciendo potencia y energía de manera continua sin interrupciones sin variaciones en la entrega de la energía, en la potencia y de forma estable, nosotros le llamamos en el argot eléctrico energía firme”, comentó Navarro.

    Planificación

    La nueva administración del MEM actualizó el Plan de Expansión Indicativo del Sistema de Generación, en el cual se utilizaron los 10 escenarios más probables de una serie de 27 evaluados en un horizonte de quince años y las obras necesarias para implementarlo.

    Estos escenarios procuran la eficiencia económica e identifican alternativas energéticas ambientalmente sostenibles para enfrentar el suministro hidroeléctrico en caso de temporadas hídricas poco lluviosas, así como las proyecciones de demanda de energía y potencia eléctrica y de los precios de combustibles.

    En total se evaluaron 60 plantas candidatas, que suman 2,758 MW, con un costo de US$6,740 millones de 2020. Solo 450 MW de estas plantas candidatas utilizan carbón o gas natural, 2183 MW utilizan una fuente primaria renovable, y 125 MW una mezcla de biomasa y carbón.

    El viceministro dijo que las distintas plantas candidatas están ubicadas según el potencial de generación que tiene el país, las cuales pueden ser térmicas, de gas natural, eólicas, solares e hidroeléctricas. El objetivo del Plan es garantizar la seguridad energética nacional del subsector eléctrico y se debe actualizar cada dos años.

    Fernández agregó que la meta es que para 2032 el 80 por ciento de la generación se produzca con recursos renovables.




paleta logo
  • Convenio de Enel y CED evitará 835 mil toneladas de CO2 por año

    Los usuarios contarán con energía renovable en mejores condiciones de precios.

    Lorena Álvarez elPeriódico

    La generación hidráulica complementará el aporte al sistema que se genera con biomasa con un acuerdo entre Enel Green Power y Comercializadora de Energía para el Desarrollo (CED) por 1.26 teravatios/hora (TW/h) de energía renovable durante 10 años.

    Con el acuerdo se tiene la posibilidad de ofrecer contratos de energía renovable durante todo el año a los clientes de la CED, parte de Grupo Ingenio Magdalena, ya que se compensa con generación hidroeléctrica la estacionalidad de la geneación que se obtiene con la zafra. De noviembre a abril se contará con un bloque de energía con biomasa y desde mayo se complementa con la época de más lluvia, indicó José Sánchez, vocero de Enel.

    En términos ambientales el convenio representa el equivalente a sembrar 15 millones de árboles y evita la emisión anual de 835 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, agregó Sánchez.

    Enel opera cinco plantas hidroeléctricas en Guatemala con capacidad instalada de 167 megavatios (MW) y una generación promedio de 660 gigavatios/hora (GW/h). Las plantas Transnova, Palo Viejo, El Canadá, Montecristo y Mtanzas-San Isidro representan el ocho por ciento de la energía limpia en el país.

    o avances importantes en el país con las licitaciones de los Planes de Expansión de Generación (PEG) realicados. Para 2021 las autoridades tienen previsto realizar una nueva licitación.

    Sánchez aseguró que las licitaciones han permitido que el uso de la energía renovable avance en el país. En 2018 durante algunos días se logró más del 90 por ciento de generación renovable lo que reduce la dependencia de los combustibles fósiles y las variaciones del precio del petróleo en el mercado internacional, agregó.

    HORIZONTE

    El Gobierno planea lanzar en 2021 una licitación de PEG y en el sector ya se piensa en algunas modificaciones importantes. Sánchez dijo que debe reafirmarse el compromiso con los instrumentos internacionales como el protocolo de Kioto y con la reducción de los costos de la tecnología solar y eólica es factible continuar con el incremento de la participación de energía renovable en la matriz enérgetica.

    “La pandemia como tal, no trae nuevas oportunidades para el sector, pero el Gobierno sigue pensando en apostarle a la energía renovable” dijo Sánchez. La firma Enel tiene proyectos en otros países en electromovilidad, plantas solares para la industria y paneles fotovoltaicos bifaciales que permiten aumentar los usos de la energía renovable.

    Para Guatemala, Sánchez dijo que se esperan modificaciones en la regulación que permitan hacer propuestas de generación solar con capacidad de almacenamiento para hacer propuestas en la licitación prevista para el próximo año que buscará contratar hasta 400 megavatios.

  • Ingenio Magdalena

    “Confiamos en que esta alianza nos ayudarán a ofrecer opciones de compra de energía más rentables a diferentes sectores en el futuro”,

    Jorge Leal, gerente general, Ingenio Magdalena.

  •  logo
  • “La matriz se ha diversificado, ya no dependemos tanto del petróleo”

    ENTREVISTA

    Carlos Colom Bickford, Consultor en temas de energía

    Geldi Muñoz Palala elPeriódico

    El consultor en temas de energía y expresidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), Carlos Colom Bickford habló sobre el cambio de la matriz energética en el país.


    ¿Cómo ha evolucionado la matriz energética?

    Hace más de 20 años desde que se liberalizó el sector y se introdujo un modelo competitivo, donde se privilegia la competencia y la eficiencia, se ha dado un crecimiento muy importante. Primero, el nivel de electrificación rural que a principios de los noventa estaba por debajo del 50 por ciento, hoy está arriba del 90 por ciento. Pasamos de electrificar con el modelo anterior alrededor de cinco mil viviendas por año, a alrededor de 56 mil viviendas por año con el nuevo, o sea, diez veces más.

    En el pasado había racionamientos, y 20 años después la oferta es casi el doble que la demanda, es decir, hay un excedente de energía, eso ha ayudado a que los precios hayan disminuido.

    Otro factor importante es que la matriz se ha diversificado, ya no dependemos tanto del petróleo. Ahora la energía se genera con agua, biomasa del bagazo de la caña, energía solar, viento, carbón, un poco de petróleo, tenemos bastantes fuentes de suministro de energía.

    Importante es la competencia, de solo haber un actor monopólico, ahora hay cerca de mil actores que compiten en el sector energético desde generadores, transportistas, distribuidores hasta grandes consumidores y comercializadores.

    El logro más importante ha sido la institucionalidad del sector y la estabilidad de sus reglas y normativa, principalmente la institucionalidad creada a través de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica y el Administrador del Mercado Mayorista.

    La gente que vive en el área rural que ni siquiera tiene alumbrado público hoy paga Q25 y algunos hasta Q80.

    ¿El sector eléctrico enfrenta algún obstáculo que superar?

    Hay que arreglar el tema del alumbrado público. Es un tema de cierta manera ajeno al sector eléctrico porque depende de las corporaciones municipales o del Congreso. Consiste en que la mayoría de departamentos en Guatemala, con excepción de Guatemala, Escuintla y Sacatepéquez, hacen un cobro fijo independientemente de cuánto consuma la persona. La solución es pasarlo a un cobro porcentual, de tal suerte que quien consume menos energía en sus casas pague menos por alumbrado público. La gente que vive en el área rural que ni siquiera tiene alumbrado público hoy paga Q25 o menos en su factura de energía eléctrica y en algunos casos hasta Q80 por alumbrado público, un sin sentido.

    A través de una resolución de los concejos municipales o una ley del Congreso pueden regular que el cobro se haga de manera porcentual. Es uno de los grandes desafíos porque mete una distorsión muy grande a la factura, de gente con menos recursos en Guatemala.

    ¿A qué considera que este problema aún no se haya solucionado, a pesar de que se ha buscado discutir en el Congreso?

    Porque siempre ha aparecido un tema más importante y una urgencia y no se le ha dado tal vez el dimensionamiento justo a este tema, y es gigante el impacto que puede tener en la población de escasos recursos que podrían ahorrarse mucho dinero al mes. No se ha logrado explicar, de una forma que entiendan las autoridades municipalidades o en el Congreso que es un tema que fácilmente se pudiera regular. Al mes la gente más necesitada podría tener un apoyo muy importante en su economía. Otro reto grande es el robo de la electricidad que ha crecido mucho en los últimos años y si no hay una coordinación del Ministerio Público, los juzgados, la policía para tratar este delito el tema se puede salir de control, y le puede salir muy caro al país, como en muchos otros países donde esto es un flagelo terrible.

    ¿Qué impacto tiene el robo de energía tanto para las empresas como para las mismas comunidades?

    Primero es un delito. El impacto es porque la gente que si paga y que si cumple con la ley para con problemas en el suministro porque hay cortes, porque no se puede llegar a hacer mantenimiento en los puntos en donde “está tomada esa red” por los delincuentes. Por el otro lado, hace que se encarezca la electricidad para los que sí pagan, porque entre menos es la base que soporta el costo que tiene generar, más se puede llegar a encarecer la energía. Pero. sobre todo, el estado de derecho, hay que hacer que las leyes se cumplan. Es un problema muy grave y que se puede traer al suelo todo lo que se ha logrado hacer en los últimos años.

    En la electrificación rural, ¿cómo se puede agilizar para cubrir a estas personas que no tienen energía?

    Creo que es una combinación de cosas. Uno es que si se arregla lo del alumbrado público mucha gente que hoy recibe un subsidio o un aporte extraordinario del INDE (Instituto Nacional de Electrificación), que da cientos de millones de quetzales al año para subsidiar el consumo, les va a bajar la facturación. Ese monto que ahorra el INDE se podría destinar para construir proyectos de electrificación rural. Otro es por la vía de préstamo, y tercero es la innovación, hay sistemas interesantes que utilizan energía solar y sistemas prepago, porque llegar a ese ocho por ciento que no tiene acceso a la energía eléctrica es difícil y caro por la vía tradicional de una red, seguir ampliando y poniendo postes y cables.

    ¿Existe la oportunidad de que el sector pueda seguir creciendo?

    Sí, necesita seguir creciendo. Si la economía crece a los ritmos que tiene que crecer, al 7, 8, 9 por ciento ojalá logremos eso, va a requerir de más electricidad, no digamos si vienen más industrias y empresas que tengan una demanda mayor de energía. El país tiene que ir tres o cuatro años antes construyendo esas plantas de generación, esas líneas de transmisión para que puedan venir esas empresas que generen empleo.

    La electricidad no es el fin último de todo, la electricidad es un medio para alcanzar otros fines, como bienestar de la gente, comodidad, posibilidad de refrigerar medicinas, de cargar celulares, de conectar una herramienta para poder trabajar más fácilmente. La electricidad es un medio que debe ser utilizado para un fin mayor que es el bienestar de la población y conforme la economía crece y el bienestar de la población crece, adelante tiene que ir el suministro eléctrico. Hoy ya se nos olvidó lo que era vivir en un país sin suficiente energía eléctrica y hubieran racionamientos, ya se nos olvido, pero eso es terrible.

    Lo malo es que con una mala decisión como un mal manejo del tema de robo de energía, esto se puede caer en un año, lo que ha costado construir por más de 20 años. Hay que cuidar lo que funciona, no es perfecto, pero es muy bueno, hay que cuidarlo y entender que la electricidad es un medio para alcanzar otros fines, y esos fines son importantes, sin electricidad no hay desarrollo.

  • Carlos Colom Bickford

    • Director del Área de Energía e Infraestructura de Grupo IDC, e Ingeniero Mecánico de la Universidad del Valle con una maestría en administración de proyectos de la Universidad de Northwestern.

    • Ingeniero Mecánico de la Universidad de Northwestern. Amplia experiencia en el desarrollo de proyectos de energía e infraestructura y ha sido catedrático de la Universidad el Valle de Guatemala en varias ocasiones.

    • Desde hace 20 años ha estado involucrado en el desarrollo de proyectos tanto en el campo público como el privado.

    • Del 2005 al 2007 Carlos fue secretario del Consejo Directivo y Gerente General del Instituto Nacional de Electrificación (INDE) y fue Presidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) de 2007 a 2012, ente regulador del sector eléctrico en Guatemala, durante ese período también fue Vicepresidente de la Asociación Iberoamericana de Reguladores de Energía. Es expositor y autor de temas relacionados a la regulación del sector eléctrico e infraestructura.

    Ahora la energía se genera con agua, biomasa del bagazo de la caña, energía solar, viento, carbón, un poco de petróleo, tenemos bastantes fuentes de suministro de energía.

  • Oportunidades en el sector eléctrico tras la pandemia

    La reactivación de la economía debe incluir dentro de las áreas estratégicas a la energía.

    Lorena Álvarez elPeriódico

    La atención de la crisis por la pandemia del COVID-19 se centra en el cuidado de la salud de la población, pero no se debe desatender el impacto postpandemia para las actividades económicas, entre ellas el sector de energía que debe ajustarse a la contracción de la economía y a las nuevas modalidades de trabajo, estudio y vida cotidiana.

    En una publicación de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), Andrés Rebolledo, economista y ex ministro de Energía de Chile, escribió que durante la pandemia en la mayoría de países se adoptaron medidas para asegurar el suministro de energía eléctrica como posponer los pagos, modificar temporalmente las regulaciones para congelar o reducir las tarifas para la industria y apoyar su competitividad.

    La caída del precio del petróleo a causa de la pandemia es también una oportunidad para priorizar las energias limpias en los programas de recuperación económica para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y del Acuerdo de París. En ello, los planes de recuperación le apuestan a la construcción para generar empleos, y el sector de energía debe incluirse en esas estrategias.

    Para la Agencia Internacional de Energia (AIE) según su Global Energy Review 2020 los efectos en la inversión energética en un escenario de recesión global y las medidas de confinamiento y restricciones de movilidad incluirán recortes en la industria petrolera ante el desplome de los precios y una disminución de 10 por ciento en las inversiones del sector, al inicio del 2020 se anticipó un aumento de dos por ciento.

    En la región

    En agosto de 2019 los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) suscribieron con la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial el inicio de la fase piloto del centro regional de energía renovable y eficiencia energética para facilitar los acuerdos en materia de energía y cambio climático, y los ODS.

    Los ministros de Energía del SICA, en mayo pasado, aprobaron el Plan Sectorial de Energía para enfrentar la crisis de COVID-19 con el que buscan complementar los esfuerzos nacionales para mitigar los impactos socioeconómicos de la pandemia y buscar la pronta reactivación económica y social. La propuesta incluye asegurar mecanismos de liquidez de las empresas del sector, coordinar acciones para la competitividad del Mercado Eléctrico Regional (MER) y buscar el apoyo de la banca multilateral, entre otros aspectos.

    Según el plan, la respuesta de reactivación debe ir alineada con las prioridades a mediano y largo plazo establecidas en los ODS, y los paquetes de estímulo y recuperación encaminadas al cambio hacia economías sostenibles, descarbonizadas y más verdes.

    El consultor en energía, Roberto Barrera, considera que siempre se tienen oportunidades por el incremento de la demanda. En el caso de Guatemala, el mayor consumo está en el residencial, y en la medida que el país aumente su nivel de industrialización también lo hace con la demanda de electricidad.

    Latinoamérica tiene la posibilidad de atraer a las empresas europeas y de EE. UU. que busquen salir de China, y en particular la posición geográfica de Centroamérica puede ser un factor favorable para atraer esas industrias, comenta. “Es un momento en que se debe aprovechar la situación global y eso haría crecer de manera importante la demanda”, agrega ya que debido a la crisis la demanda está contraída en casi 30 por ciento en el país.

    Barrera es escéptico ante la posibilidad de grandes proyectos regionales de generación debido a la competencia que hay entre los países, por ejemplo el MER está dividido en los países del Norte y los del Sur y hasta ahora funciona como un mercado de exedentes.

  • Oportunidad renovable

    La pandemia ha reducido las emisiones contaminantes y le ha dado impulso al sector de energías renovables, lo que se complementa con una disminución de los costos para instalar plantas solares o eólicas.

    La ventaja de Guatemala es que la regulación privilegia y premia a las energías renovables, y las tecnologías son más baratas que hace una década, afirma Barrera. El país sigue teniendo carbón y búnker en la matriz de generación y eso da un espacio para las tecnologías renovables, opina.

    El experto considera que hay que darle más impulso a la Generación Distribuida Renovable (GDR), lo que traerá proyectos pequeños, como una hidroelectrica de uno a ocho megavatios.

  • Eficiencia energética aún es un desafío para el país

    Los incentivos para el uso eficiente de la energía son necesarios para promover una cultura entre la población y las industrias.

    Geldi Muñoz Palala elPeriódico

    a falta de incentivos para promover el uso de la eficiencia energética limita que se aprovechen las oportunidades económicas y responsabilidad ambiental que representa.

    El presidente de la Gremial de Eficiencia Energética, adscrita a la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), Josue Samuel Monterroso, comentó que en el país no hay una política que promueva la eficiencia energética, y aunque hubo un anteproyecto para una legislación, no avanzó.

    Para Monterroso, más que una ley es necesario que primero se generen incentivos que promuevan el uso eficiente de la energía. “Por ejemplo, si dicen, si compran refrigeradores eficientes se les va a devolver el IVA o dentro de su presentación de ISR se lo descontamos. La gente se volcaría a comprar estos aparatos, pero no hay ningún incentivos, y de la misma manera es con la industria y el comercio”, dijo.

    Entre los problemas para desarrollar esta agenda, según Monterroso, está la debilidad institucional porque no hay rumbo por donde seguir, la falta de fuentes de financiamiento y las altas tasas de interés para este tipo de proyectos. Otra barrera es que las empresas no quieren proporcionar información a la hora de las consultorías para mejorar sus procesos.

    “...que primero se generen incentivos que promuevan el uso eficiente de la energía”José Samuel Monterroso,CIG.

    • arq
    • Planes

      En la administración anterior se presentó el Plan Nacional de Eficiencia Energética establecido en el cuarto eje, Ahorro y uso eficiente de la energía, de la Política Energética 2013-2027 del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

      Según el documento, el consumo energético del país para 2005 fue de 338 mil 913.54 TJ (Tera-Jouls) y para 2016 fue de 481 mil 862.72 TJ, equivalente a un crecimiento promedio anual de 3.35 por ciento. Los sectores más demandantes de recursos han sido el residencial, debido al uso de la leña, y el transporte en el uso de gasolinas y consumibles.

      La meta de energía evitada proyectada para este Plan es de 69,790 TJ [Tera-Jouls] para 2032, que representa una reducción de los consumos energéticos del país en un 15.1 por ciento. La energía evitada es la que no fue necesaria para producir bienes y servicios, que representó un posible ahorro energético y económico.

      Para Monterroso, el plan de eficiencia energética está “light”, porque solo dicen que van a fomentar, pero no dan los mecanismos de cómo lo van a hacer.

    • Proyectos

      Según el viceministro del Área Energética Energía, Manuel Eduardo Arita Sagastume, hay una política eficiencia energética que está en revisión de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), y que luego de aprobarse sigue un plan de eficiencia energética para complementar los esfuerzos para mejorar la eficiencia en iluminación, electrodomésticos, generación solar, estufas de inducción, entre otros.

      Para la reducción del uso de la leña se implementará un plan piloto de 20 mil estufas de inducción; además se promoverá la electromovilidad para la reducción de combustibles.

      El funcionario dijo que están en una consultoría con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Latinoamericana de Energía (Olade) para determinar cómo estamos en eficiencia energética y en la producción de gases del efecto invernadero. Esto permitirá establecer una línea base y a partir de allí ir midiendo las mejoras en función del cumplimiento de los planes. La auditoría termina en octubre.

      Rodrigo Fernandez, presidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), comentó que la CNEE y el MEM están conscientes que ese consumo de energía debe ser racional, inteligente, con la mejor tecnología para prolongar la vida de los recursos de generación para cubrir demandas futuras.

      Dijo que la CNEE tenía un programa de eficiencia energética para la industria mediana y grande, el cual están retomando.

      “El reto que plantea la eficiencia energética es que si requiere de mucha inversión intensiva y en cambios de tecnología, maquinarias y estos programas de eficiencia energética son caros. Estamos buscando fuentes de cooperación para echar a andar un proyecto en eficiencia energética”, dijo Fernández.

    • arq
    • Beneficios

      Monterroso dijo que entre los beneficios de la eficiencia energética está el económico, porque se consume y se paga menos. Resaltó que aunque los proyectos de eficiencia energética son caros, en los siguientes tres años se pagan con los ahorros. Considera que si no se tiene el dinero para invertir, una opción es un leasing.

      Fernandez añadió que como país hace una administración más eficiente de los recursos de generación, menos contaminante, y para las industrias que sean más eficientes y competitivas en uso de la energía

    • En la región

      Una publicación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) menciona que la eficiencia energética en América Latina y el Caribe sigue siendo un desafío, ya que para los próximos 20 se espera que la demanda de servicios energéticos se duplique. Además la región tiene baja intensidad energética debido a un bajo uso de equipos domésticos, a problemas de acceso financiero a servicios energéticos en los hogares, o a un uso menos intensivo de energía en la producción industrial.

  •  logo
    • ENERGUATE contribuye a incrementar la cobertura eléctrica

      La distribuidora impulsa un ambicioso plan de electrificación que ha permitido conectar a más de 230 mil nuevos usuarios durante los recientes tres años.
      Un plan de inversiones permanente ha permitido a ENERGUATE triplicar el número de clientes en menos de dos décadas y contribuir a que nueve de cada diez guatemaltecos tengan acceso a la energía eléctrica

      En 1998, cuando se produjo la desincorporación de la distribución eléctrica, en el área concesionada a la empresa sólo habían 600 mil usuarios, número que en julio de este año alcanzó, los dos millones de hogares, empresas, comercios e instituciones con servicio eléctrico.

      "El acceso a la energía eléctrica es una oportunidad para incrementar las condiciones de bienestar y desarrollo de la población, con opciones para generar ingresos económicos para las familias", explica Lissette Barrios, gerente de Recursos Humanos y Comunicación de ENERGUATE.

      Contar con electricidad facilita la instalación de emprendimientos desde los hogares, creación de fuentes de trabajo locales, habilitación de espacios educativos para niños y jóvenes, así como acceso a la salud y las telecomunicaciones.

      Inversión constante

      La electrificación rural tuvo un importante impulso en la primera década del siglo XXI, con la ejecución de varios Proyectos de Electrificación Rural, PER, financiadas con la venta de las empresas estatales de distribución y préstamos de organismos multilaterales.

      Sin embargo, también ha sido relevante el aporte anual, estimado en unos Q100 millones, que destina ENERGUATE para la conexión de nuevos suministros en 20 de los 22 departamentos del país, donde tiene la concesión.

      También las alianzas con otras empresas, para emprender proyectos de electrificación rural, han contribuido a elevar la cobertura y llevar la energía eléctrica a comunidades ubicadas en regiones en difícil acceso.

      Uno de los proyectos más recientes fue San Pedro Carchá, Alta Verapaz, donde fueron conectadas a la red de distribución unas 176 familias de las comunidades de Sejalal y Chopoip, recuerda Óscar Iturra, gerente de Distribución de ENERGUATE.

      Esta fue la primera fase de un proyecto ambicioso que incorporará a otras mil 300 viviendas a las líneas eléctricas en una iniciativa de desarrollo que se extenderá por los siguientes semestres, de acuerdo con un cronograma específico.

      Tecnología de uso diario

      En años recientes, la empresa introdujo varias innovaciones tecnológicas para mejorar la atención y prevención de incidencias que puedan tener impacto en las instalaciones que atienden a los clientes.

      De esa cuenta, las brigadas de Mantenimiento de ENERGUATE utilizan drones para supervisar las condiciones de la red; cámaras termográficas para identificar posibles fallas y han instalado centenares de dispositivos para automatizar las instalaciones de la compañía.

      En la atención al cliente, además de las oficinas comerciales se ha puesto a disposición de los usuarios una oficina virtual, canales de interacción desde Facebook y, recientemente, una plataforma para comunicación desde WhatsApp, puntualiza Paulo Parra, gerente Comercial de la compañía.

    • Cliente No. 2,000,000
      Adrián López Xulá, residente en Cuyotenango, Suchitepéquez, se convirtió en el cliente número dos millones de ENERGUATE, después de hacer sus gestiones y que brigadas de Energuate conectaran el servicio a la red de distribución.

    • La sostenibilidad, un pilar constante

      Hidroeléctrica Renace, trabaja en la generación de energía que cuida el medio ambiente y promueve el desarrollo social en las comunidades.

      Ante la actual crisis sanitaria que atraviesa el mundo, es importante rescatar toda actividad que permita la continuidad de flujo económico del país y sea aliado del sistema de salud, combatiendo esta situación, sin perder de vista la sostenibilidad. La sostenibilidad es un pilar estratégico transformador de sociedades, que se basa en el fortalecimiento de la economía, proteger el medio ambiente y velar por el bienestar de las comunidades.

      El Complejo Hidroeléctrico Renace, ubicado en San Pedro Carchá, Alta Verapaz, le apuesta a la sostenibilidad desde 1991 y 1994, cuando obtuvo sus autorizaciones legales. Todas sus acciones se enfocan en el ideal de que el desarrollo del país debe ser integral. Desde el aspecto más técnico, como es la generación de energía con fuentes renovables; hasta la implementación de programas sociales y ambientales que fortalecen el desarrollo local de forma sostenible en las 29 comunidades vecinas.

      Renace tiene una generación de 301 MW de energía renovable que entrega al Sistema Nacional de Electrificación, con lo que suministra aproximadamente el 16% de la demanda energética del país, lo que lo convierte en el complejo hidroeléctrico privado más grande de la región centroamericana. Además de diversificar la matriz energética, fortalece la economía de los guatemaltecos con un aporte a la reducción del 26% en las tarifas de energía eléctrica.

      El compromiso con el medio ambiente es fuerte. San Pedro Carchá cuenta con gran diversidad biológica y cultural. Renace respeta el agua como fuente de vida y desarrollo cumpliendo con más de 550 compromisos legales que velan por la protección y recuperación de los ecosistemas y recursos naturales, a través de monitoreos periódicos y programas de conservación.

      La sostenibilidad también radica en el respeto a los demás. Por ello, los valores, tradiciones y costumbres de la cultura Maya Q’eqchi’ son aspectos considerados dentro de una estrategia de desarrollo social implementada desde el 2012, que vela por todas las etapas de desarrollo humano. Con programas enfocados en educación, capacitación técnica, salud y recreación, se ha logrado mejorar consistentemente los indicadores sociales de las comunidades vecinas.

      En abril, derivado del contexto causado por el Covid-19, Renace hizo entrega de un donativo de más de 13,500 insumos médicos al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de Alta Verapaz. Adicional, a la fecha, Renace ha beneficiado directamente a 21,000 personas de la comunidad Maya Q’eqchi’, con la construcción y mantenimiento de más de 93 kilómetros de caminos. Además, en las comunidades vecinas, Renace ha aportado con la reducción del 32% en desnutrición crónica en niños menores de 5 años; reducción del 46% en embarazos de adolescentes y 15% de aumento en la reinscripción escolar en primaria y básicos. Se redujo en un 23% las infecciones respiratorias y en un 13% las enfermedades diarreicas. También se ha aumentado en un 206% los jóvenes con habilidades técnicas.

      Cabe destacar que como mayor aporte al cuidado del medio ambiente, con la generación de energía de Renace se dejan de emitir 128,000 toneladas de dióxido de carbono al año, lo que equivale a lo producido por 500 mil carros en un año. Renace retira y clasifica 10 toneladas de desechos sólidos del río Cahabón anualmente y ha producido más de 340,000 plantas en sus viveros forestales.

      Renace reitera su compromiso con el desarrollo sostenible y continuará aportando a través de sus operaciones con responsabilidad e integridad, para asegurar el suministro de servicios esenciales como energía, a la población y las familias de los países donde opera, velando por el cuidado del medio ambiente y trabajando en armonía con las comunidades vecinas.

    DIRECTORIO:

  • DIRECTORA: Julia Corado
  • EDITORA: Beatriz Lix
  • CORRECCIÓN DE ESTILO: Alma Muñoz
  • GERENTE DE COMERCIALIZACIÓN: Fröken Donis de Castillo
  • DISEÑO: Daniel Lux Sandoval
  • Oficina: elPeriódico, 15 avenida, 24-51, zona 13, Ciudad de Guatemala.
  • Teléfono: 2427-2300, extensiones 2332 y 2333
  • Suscripciones: 2427-2323