Background Image

Editorial


Horizontes sin fronteras


Durante los 23 años de vida de elPeriódico, hemos tenido la oportunidad de vivir grandes cambios y transformaciones en el país. Desde la depuración del Congreso y la Corte Suprema de Justicia, los Acuerdos de Paz, hasta los incesantes e indignados movimientos cívicos y sociales de 2015 en contra de la cleptocracia. Durante este tiempo hemos tenido el honor y el privilegio de servir como un pequeño pero agresivo contra poder de los poderes establecidos y de sus abusos y excesos; siempre comprometidos con la verdad y determinados a generar un periodismo investigativo riguroso y profundo y un periodismo cultural y de opinión que responda con liderazgo a las exigencias de nuestra Nación y de nuestros estimados amigos lectores.

Los desafíos de Guatemala siguen siendo descomunales, sin embargo, estamos convencidos de que nuestro país está lleno de gente extraordinaria, cuyos logros nos hacen pensar que todo es posible y los últimos meses hemos buscado identificar y resaltar distintas iniciativas, personas y eventos que nos inspiren y comprometan a seguir adelante y a pensar que todo es posible.

En nuestro vigésimo tercer aniversario queremos celebrar a personajes extraordinarios, mujeres y hombres que han sobresalido en distintos campos, desde la ciencia, pasando por el arte y el deporte, hasta los negocios. Esta edición la dedicamos a 20 guatemaltecos que han sido reconocidos a nivel mundial por sus logros, quienes son una clara demostración, un testimonio vivo, de las grandes cosas que nuestro país tiene para ofrecer. Es importante resaltar que, aunque el espacio solo da para contar la historia y los logros de 20 personas, tenemos la convicción que Guatemala está llena de personas extraordinarias y resilientes, con grandes capacidades para levantarse y seguir adelante a pesar de las adversidades, carencias y privaciones que existen en nuestro país.

Aunque hoy celebramos a personajes que representan las posibilidades del futuro, es importante recordar a las personas que estuvieron antes y quienes por medio de sus exitosas realizaciones concretas, nos han abierto las puertas hacia mejores oportunidades. Aprovechamos este espacio para agradecer, honrar y reconocer, con emoción, a algunos de estos personajes extraordinarios, entre ellos los desinteresados fundadores de elPeriódico y que ya han partido al mundo de soledad sin pájaros. Verdaderos Quijotes que creyeron en esta pequeña empresa, frágil, pero con grandes sueños: Marina Marroquín Milla, María Mercedes Marroquín Milla, Miriam Cabrera Passarelli, Flavio Montenegro, Julio Vielman Pineda, Jorge Castillo Love, Ramiro De León Carpio, Mario Ruano, Obdulio Son, Roberto Alejos Arzú, Pepe Zaror, Manfredo Lippman, Hilda Cofiño, Enrique Tejada Wild, Don Luis González Bauer, Arturo Paiz Bolaños, Huascar Rodríguez, Mario Asturias Arévalo, Luisa Colom de Herrarte, Joe Habbie, Fito Paiz, Maco Quiroa y Mario Monteforte Toledo.

Por último, no nos queda más que expresar con emoción, que presentamos con orgullo este pequeño homenaje a grandes y notables guatemaltecos. En estas pocas páginas nos quedamos cortos para hacer justicia a todos sus logros y aportes. Esperamos que esta edición sirva de inspiración y aliento, para extender la firme convicción, que en base al trabajo arduo, la perseverancia y la búsqueda de la excelencia, una Guatemala mejor es posible.

Galería Guatemaltecos Extraordinarios

Pulse el botón siguiente o anterior para recorrer la galería, y clic sobre la tarjeta con el nombre para ver más sobre el personaje.

Conozca su extraordinaria historia

32 volcanes: el bienestar como meta

  • Desde pequeña lo tuvo claro: el bienestar social era su objetivo. Para eso se formó a lo largo de los años, primero como doctora y luego como artífice de un proyecto que apunta a cambiar vidas en el Occidente del país. Carmen Rosa Alvarado Benítez está al frente de 32 volcanes, una plataforma que busca modificar los hábitos de alimentación y consumo en la región de Quetzaltenango hasta lograr su meta principal, la soberanía alimentaria de las comunidades.

    Recién llegada a los treinta, Carmen Rosa nació en 1988 en Quetzaltenango. De un gusto especial por la literatura mínima –pero profunda– de Raymond Carver y la música punk, aprendió desde niña que el camino hacia el bienestar pasaba por el apoyo a la comunidad. “Mis padres fundaron una organización hace 30 años, en medio de la guerra. Comenzaron proyectos sociales y ambientales. Estuve presente. Crecí en ese ambiente”, recuerda.

    La formación de Alvarado tiene como base la medicina. Es Médico General y a partir de ahí avanzó en los estudios hasta completar una amplia base de conocimientos que incluyen la Nutrición Global, la Ingeniería molecular y la Nutrigenómica. “Veía en las comunidades la necesidad inmensa de bienestar. Mi idea siempre fue llegar al bienestar social. Sentía que la medicina me iba a dar un poco de eso”, explica. Así comenzó a trabajar en la organización de sus padres y eventualmente llegó a Timmy Global Health, una institución que va en la misma línea de los objetivos que se ha trazado.

    Como parte de Timmy, Carmen Rosa inició un proyecto de nutrición que acumula ya siete años. Comenzó con 110 niños. “Me di cuenta de que mi camino iba por otro lado, que la medicina me había dado la base científica y académica para visibilizar los problemas sociales”, puntualiza. Así decidió seguir capacitándose y, por medio de la Universidad de San Carlos, obtuvo una beca de un año en Reino Unido.

    Un proyecto propio

    Al volver de Europa su mente tenía una idea más limpia del camino a seguir, quería algo más sostenible. Así, Carmen fundó su propia organización: 32 volcanes. “Quiere ser una cadena de volcanes, una plataforma en donde se puede hacer red y comunidad”, explica. Construyó la organización con familia y amigos y el apoyo de cuatro socios estratégicos. En la actualidad, es una Asociación que trabaja con cinco ejes: educación, ambiente, soberanía alimentaria, salud y sustancia cultural.

    El campo de acción de 32 volcanes es el occidente del país. En esta región busca cambiar los hábitos alimenticios de las personas al tiempo que intenta cuidar de la tierra y la identidad comunitaria. En esta línea, el reciclaje, la reforestación biodiversa, los huertos urbanos, la permacultura y los bosques comestibles son parte de sus acciones en las comunidades donde laboran. Una de ellas es el Valle del Palajunoj, en Quetzaltenango, donde tienen un centro de apoyo familiar.

    En total, 32 volcanes mantiene activas 150 becas escolares y 40 universitarias, trabaja en pro de volver a nutrir la tierra y que las personas tomen conciencia de su propia alimentación. “No podemos comer pollo todos los días si cuesta un año que crezca”, dice, al tiempo que explica que no es lo mismo matar un pollo que comerse uno ya procesado.

  • logo

    Carmen Rosa Alvarado Benítez

    Uno de los fines es prevenir la migración. Estamos en medio de la crisis del cambio climático, sin comida, sin agua. Ahora la vemos más como refugiados del cambio climático. logo

“Crear el sueño guatemalteco”

  • El empresario tecnológico, fundador de la compañía de servicios digitales Xumak, ha sabido atesorar sus raíces maya qanjobal y se empeña en devolver a su comunidad la capacidad de soñar en grande.

    Sencillo y de mirada franca, con un lenguaje espontáneo salpicado de palabras en inglés, Marcos Andrés Antil nos recibe en las oficinas de Xumak, en el nivel 14 del edificio Design Center, un espacio donde el diseño contemporáneo se funde con símbolos de identidad local, elementos que sintetizan la esencia de este empresario guatemalteco.

    Viste una playera negra con la leyenda #TodosSomosMigrantes. En esos días, faltaba poco para presentar su libro, Migrante, en la ciudad capital, que es un recorrido por su historia personal, donde cuenta cómo llegó a vencer límites que parecían insuperables, y que lo llevaron a transformar su realidad, la de su familia y su comunidad.

    Originario de la aldea Nancultac, en Santa Eulalia, Huehuetenango, Antil expone que lejos de tratarse de un texto donde se queja, trata de dar un mensaje donde acepta lo que le tocó vivir, hacer lo mejor que se pueda desde su realidad y después dar el siguiente paso. “Hay perseverancia, pero también mucho dolor y lágrimas”, confiesa. Y es que es precisamente en algunos pasajes de su vida, donde el recuerdo rasga de nuevo heridas que habían quedado enterradas en el pasado y que volvieron a surgir.

    A los 43 años, Antil se ha convertido en un referente. Es muy solicitado para dar entrevistas y conferencias, por lo que se dio cuenta que lo mejor era narrar su historia en el afán de demostrar a los jóvenes que el cambio es posible. Fue así como hace cinco años comenzó a preparar el material para su libro y se rodeó de un equipo de profesionales para concretar el proyecto. Este repaso de su vida le ha servido para tener claro que el éxito, en su caso, reside en pasar el mayor tiempo posible con su esposa y su pequeña hija, además de darse cuenta que muchos de los desafíos y pesares que logró superar se debieron al fuerte lazo de amor que ha tenido con su familia.

    Una de sus fortalezas en sus actividades diarias se basa en no olvidar sus raíces culturales. “Cuando tienes clara tu identidad, no importa dónde estés, nadie te puede decir quién eres”, afirma. El empresario aclara que esto no significa que las personas no estén dispuestas a asimilar la cultura donde les toca vivir. En su caso, aprendió el inglés y a jugar futbol americano, “pero siempre recordando de dónde vengo”. Este pensamiento lo trasladó a su compañía, Xumak, que significa florecer en idioma q’anjoba’l e incluso se ha convertido en un good ice breaker al momento de hacer negocios.

    Marcos es un soñador. Uno de sus propósitos es cambiar la perspectiva actual de los guatemaltecos de que migrar hacia Estados Unidos es el único camino. “Mi aspiración es que esto sea una opción, no una necesidad”, expone. En tal sentido, se afana en ir contra la corriente y trata de crear oportunidades para “crear nuestro sueño guatemalteco”.

    Sabe que hay obstáculos, como la educación y la infraestructura, pero también hay soluciones. Por ejemplo, apoyarse en las redes de telecomunicaciones para ofrecer oportunidades de negocios y desarrollo en las áreas rurales. “Todo es posible en la vida, por eso mi libro trata de decir que se vale soñar en grande”, concluye.

  • 1

    Marcos Antil

    El dicho ‘o nadas o te hundes’ resume lo que somos: de los países más emprendedores del mundo, porque la gente tiene que sobrevivir, a aprender de todo un poco. Hay que cerrar los círculos de pobreza, Guatemala tiene que florecer. Somos un país de luchadores. 2

El trovador de Jocotenango

  • La vida del cantautor guatemalteco ha girado en torno a su gran pasión que es la música. Esto lo ha llevado a componer canciones como Si el norte fuera el sur, Mujeres, Historia de Taxi, Fuiste tú, entre otras. Ha estado nominado a los premios Grammy, Grammy Latino, Premios Billboard Latin Music y Premios Lo Nuestro.

    Édgar Ricardo Arjona Morales nació en Jocotenango, Sacatepéquez, Guatemala el 19 de enero de 1964, sin embargo, a los tres años su familia se trasladó a ciudad de Guatemala. Desde muy pequeño le apasionó la música y el deporte.

    El cantautor, compositor y productor musical inició tocando la guitarra a los ocho años. Luego escribió sus primeras canciones entre los 12 y 13 años. Participó en concursos estudiantiles y poco a poco se involucró en el arte.

    Sus padres fueron Ricardo Arjona Moscoso y Nohemí -Mimi - Morales; tiene dos hermanas, Ingrid y Verónica Arjona. En el concurso Festival Infantil Juventud 74 del Colegio Don Bosco, participó con la canción Gracias al mundo, que fue una composición de su papá.

    No obstante, antes de dedicarse por completo a su carrera musical, fue jugador de baloncesto para los equipos Leones de Marte y TRIAS, además formó parte de la Selección de básquetbol nacional. Luego de recorrer Centroamérica siendo un jugador reconocido, regresó al país.

    Estando de vuelta, a los 21 años, decidió trabajar y lanzar su primer disco Déjame decir que te amo. Este fue un fracaso y no obtuvo el éxito que esperaba. A la par estaban sus estudios universitarios y a pesar que se inscribió en Arquitectura e Ingeniería en sistemas, se graduó como publicista de la Escuela de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos de Guatemala.

    Carrera musical

    Arjona con frecuencia aborda temas de amor y temas sociales como el racismo. Su trayectoria musical lo ha llevado a presentar 17 álbumes y 52 canciones. Su música lo ha posicionado como número uno en listas como Billboard Top Latin Albums y Billboard Top Latin Songs. La historia definitiva de su carrera musical inició en 1988 cuando grabó su segundo álbum, Jesús, verbo no Sustantivo y decidió viajar a Argentina y participar en el Festival OTI. No regresó a Guatemala. Su recorrido lo llevó a cantar en bares de hotel y a afinar su dedicación por las letras y la música. Luego viajó a México donde se quedó por una larga temporada.

    En México firmó un contrato con Sony Music y lanzó su tercer disco Del otro lado del Sol. Pero es hasta 1993 con canciones como Mujeres o Primera Vez que obtiene un éxito internacional.

    Sin embargo, uno de los mayores éxitos del cantautor es su gira Circo Soledad que ha estado presente desde 2017 cuando lanzó el disco. El cantante creó un escenario lleno de historias que narran sus grandes éxitos. La serie de conciertos ha recorrido Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá y Europa.

    Proyectos

    Pero su historia lleva más que música. La Fundación Adentro es una organización e iniciativa de Arjona para crear oportunidades musicales y educativas. En enero de 2014 se inauguró la primera escuela Adentro con el nombre de Nohemí Morales de Arjona, en honor a su madre.

    El centro funciona en la aldea El Ixcanal del municipio de San Agustín Acasaguastlán, El Progreso. En ella se atiende a 200 niños y niñas, en los niveles de preprimaria y primaria, y por las tardes se convierte en centro de formación de artes y música. El proyecto contempla la construcción de 20 escuelas más que serán financiadas por Arjona.

  • 1

    Ricardo Arjona

    La historia definitiva de su carrera musical inició en 1988 cuando grabó su segundo álbum, Jesús verbo no sustantivo y decidió viajar a Argentina y participar en el Festival OTI. No regresó a Guatemala. 2 2

El emprendedor de la pintura

  • Hay tres maneras en las que Michael Ascoli se ve a sí mismo; como ciudadano, padre de familia y empresario. Estas tres características son las que le han permitido tomar decisiones para su crecimiento personal y profesional.

    Ascoli nació el 9 de enero de 1955 en ciudad de Guatemala. Su infancia fue tranquila al lado de su madre quien le enseñó la dedicación desde muy pequeño. Recuerda que siempre estuvo involucrado en actividades relacionadas con la educación, otra de sus grandes pasiones.

    Para Mike, como lo conocen sus familiares y amigos, uno de los principales caminos que debe seguir cualquier persona es servir a su familia, hacer bien a su trabajo y cuidar a su país. Considera que este aspecto es una de las mejores oportunidades que cualquier persona puede tener. A los 21 años se graduó como ingeniero químico en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Es padre de tres hijas de quienes se siente orgulloso por su labor altruista y empresarial. “Yo soy empresario, ciudadano y padre de familia, esto es lo que me mueve”, resaltó.

    Emprendedor desde joven

    En 1955 abre la primera tienda de pinturas Paleta, que luego se convertiría en Grupo Solid, S.A., gracias a Michael con la idea de convertirla en una corporación de inversiones.

    La compañía cuenta con divisiones en pintura, con la empresa Latin America Paint Corporation; químicos y plásticos con Containers Corporation y Uniplastics; aplicadores y brochas con una alianza entre Internacional de Brochas y Farbe. Por último una división forestal, con la compañía Reforestadora El Árbol.

    Otros de sus logros están vinculados con ser el pionero del concepto “Hágalo usted mismo” y fundar el primer club de compras del país, Price Smart. Fundó, además, la embotelladora La Fortuna y ha consolidado negocios como Mr. Bodeguitas en Centroamérica.

    Más pasiones

    Uno de los mayores intereses de Mike es su labor en la Asociación de Obras Sociales del Santo Hermano Pedro en La Antigua Guatemala, Sacatepéquez, donde ha participado como miembro de la junta directiva en búsqueda de donativos para que el Hospital funcione al 100 por ciento. Además de su labor altruista y empresarial, Michael sueña con que el país alcance un Gobierno democrático transparente y un Congreso honesto e independiente. Destaca que es indispensable que se garantice la educación, la salud e infraestructura para promover a la nación. No obstante, Michael Ascoli también disfruta de actividades aventureras como bucear, pescar, navegar y recorrer el país. Una de sus metas finales es escalar los 37 volcanes del país. “La razón de mi vida es trabajar y amar”, concluyó.

  • 1

    Michael Ascoli

    Lo primero es la mezcla étnica, tenemos sangre maya que es una herencia de lucha y cosmovisión. Una cultura de ser trabajadores tanto las mujeres y los hombres. Lo segundo es la unidad de nación, donde no podemos separarnos, tenemos que buscar un objetivo en común donde estén como pilares la familia, el trabajo y los valores. Lo tercero son nuestros recursos naturales que dan la belleza a Guatemala. Por último, nuestro talento, tenemos una capacidad de aprender. 2

El joven emprendedor que busca impulsar líderes y ayudar al planeta

  • Aarón Bendfeldt afirma que ser emprendedor no es fácil pero la clave es encontrar el propósito del proyecto y eso da fortaleza cuando no salen bien las cosas.

    “La basura de una persona es el tesoro de otra”, es la base de Gronn, un proyecto que inició como emprendimiento en 2015. Detrás de la idea se encuentra Aarón Bendfeldt, quien a los 19 años viajó a Noruega en un programa de intercambio que buscaba impulsar a líderes jóvenes. Recién había iniciado a estudiar Ingeniería Química pero la estadía de cinco meses en ese país europeo le enseñó a ver el reciclaje como una oportunidad para ayudar al planeta y apoyar a personas en situación de riesgo en Guatemala.

    Aunque continuó estudiando sabía que su sueño de trabajar en una empresa petroquímica ya no era una opción. Aarón asegura que ser emprendedor social no le surgió de la noche a la mañana. Siempre le interesó saber: ¿cómo se puede apoyar a Guatemala?. Esta inquietud la sembró cuando tenía 14 años y se involucró como voluntario en diversas organizaciones. Durante cuatro años tuvo contacto con aldeas en el área rural del país y esa experiencia le hizo ver que no podía ser indiferente.

    Gronn significa verde en noruego y empezó como un juego con un cortador de botellas de donde salieron varias ideas que le llevaron a él y a un grupo de amigos a la conclusión: reutilizar botellas de vidrio para manufacturar productos y comercializarlos.

    Actualmente, Aarón tiene 27 años y Gronn cuatro. Junto a un equipo conformado por seis personas entre ellas, artesanas que elaboran los productos, han rescatado más de 205 mil botellas y vendido más de 75 mil en forma de vasos, macetas y jardineras. Además, han realizado exportaciones a Estados Unidos.

    “Nos gusta hacer las cosas con excelencia y probarle a la gente que aquí sí se puede hacer un buen producto”. Gronn está basada en un modelo de negocios de triple impacto: las personas, el planeta y la prosperidad. Ha despertado interés en otros países que quieren replicarlo.

    Obtuvo sus primeros impulsos en 2017 gracias a la Iniciativa Jóvenes Líderes de las Américas (YLAI), una beca impulsada por Estados Unidos y que le permitió a Aarón viajar a ese país junto a más de 200 emprendedores de América Latina. Esa beca le abrió las puertas para asistir a la cumbre mundial de India y recientemente ganarse un premio que consiste en publicidad masiva para impulsar la empresa.

    Este año lanzaron su quinta colección de vasos conmemorativos en el mes de la independencia que incluyó creaciones artísticas de cuatro jóvenes guatemaltecos quienes fueron escogidos por medio de un concurso. La edición estuvo disponible en las tiendas de Cemaco y ahora están preparando la colección navideña.

    Dentro de las vidas que ha cambiado Gronn se encuentra la de Kimberly, una joven de 25 años y madre de tres niños, quien desde hace dos años forma parte del equipo. A pesar de estudiar auditoría en la Universidad trabajaba de mesera porque no le daban una oportunidad por vivir en el área del puente El Incienso. Tras quedarse desempleada aplicó a una plaza de contadora en Gronn. Ha estado en el área administrativa, producción y comercial, puestos que le han ayudado a desarrollar sus habilidades. “En Gronn tenemos el lema: no somos jefes, somos líderes”, afirma.

  • 1

    aarón bendfeldt

    El guatemalteco es muy extraordinario y siempre está buscando a quién ayudar. Nos queremos echar la mano entre todos. 2

El poder de “Ixcanul”

  • El Festival Internacional de Cine de Berlín le abrió a Jayro Bustamante las puertas al mundo internacional después de un trabajo de perseverancia y tenacidad.

    Jayro Bustamante tenía 11 años cuando supo que quería contar historias. Creció en el Panajachel de los años 80, una ciudad cosmopolita e inclusiva, afirma. Su mejor recuerdo de la niñez era poder moverse en todos los mundos que le ofrecía el pueblo.

    Hoy recorre países de Europa, África y Latinoamérica para presentar sus películas. Aunque reconoce que el cine no es un oficio de gratificación inmediata, la tenacidad, paciencia y creatividad son sus elementos clave para estar en esta industria.

    Su primer acercamiento con el cine fue en una cafetería de Panajachel donde los turistas extranjeros dejaban VHS y así descubrió el cine europeo. “Me seguían gustando las películas de entretenimiento y diversión pero no eran suficientes”, señala.

    Se trasladó a la ciudad para estudiar bachillerato y luego Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos. A los 16 años trabajó en una agencia de publicidad, donde no solo aprendió la disciplina en el trabajo y las técnicas audiovisuales, sino que también le permitió ahorrar dinero para irse a estudiar a Francia. “Tuve la suerte de tener una madre que entendía lo que yo quería hacer y me apoyó”, dice.

    En ese país estudió dirección y tuvo un encuentro con el cine como arte. Los primeros meses reconoce que vio todo el cine que pudo para ponerse al día. “De alguna manera llegué con una pata coja”, recuerda. Luego se trasladó a Roma donde estudió guion. La mitad de su vida la ha vivido en Francia donde también trabajó de mesero y vendedor en una tienda. Pero empezó a darse cuenta que las historias que le eran más urgentes por contar estaban en Guatemala. “Los pocos cineastas guatemaltecos somos casi indispensables para que estas voces existan”.

    Así nació Ixcanul, la película guatemalteca más premiada y para Jayro la promesa de explosión e ícono de la fuerza femenina “a la que tenemos que soltar”. El Festival Internacional de Cine de Berlín fue el escenario que la vio nacer y su éxito está impulsando la Fundación Ixcanul. Esta se ubicará en la zona 1 y tendrá como objetivo utilizar el cine como herramienta de cambio social. Actualmente, se encuentran desarrollando los programas.

    El cineasta guatemalteco también trabajó como catedrático donde le enseñaba a profesores herramientas para que transmitieran a sus alumnos cómo contar historias audiovisuales con pocos recursos. Además, en 2017 fue miembro del jurado en la categoría de los debutantes del Festival Internacional de Cine de Berlín.

    Su experiencia le lleva a afirmar que para afianzar el cine en Guatemala el Estado “tiene que pensar en inversión para el legado cultural y para una industria que genera empleos”. Su más reciente producción Temblores, ya acumula sus primeros premios al igual que su próximo proyecto La llorona.

    El 2019 es un año particular para el cine ya que los cuatro festivales importantes del mundo (Cannes, Venecia, Berlín y Toronto) contaron con la participación de cineastas guatemaltecos. “Es la primera vez que pasa eso. Para mí es importante, significa también el resultado del esfuerzo de los cineastas de Guatemala”, concluye.

  • 1

    jayro bustamante

    A pesar de todo lo que nos rodea somos gente bien emprendedora”. 2 2

Jorge Luis Chavarría, la búsqueda del pasado como diferenciador

  • Un artista que aporta un valor agregado a la fotografía de dos maneras: utilizando técnicas alternativas del siglo XIX y con un contenido que va más allá de la estética.

    Los retratos en blanco y negro de Jorge Luis Chavarría utilizando técnicas fotográficas del siglo XIX se han convertido en un sello distintivo que le ha ganado el reconocimiento local e internacional, como el del Festival Internacional de Fotografía de Tokio en 2017.

    El estudio de Chavarría, en la zona 4 capitalina, es una pequeña muestra de regreso al pasado. El escenario para tomar los retratos es un paisaje color marrón, dos cámaras fotográficas de cajón y resortes del siglo XIX, retratos de época en distintos tamaños en blanco y negro, y una colección de pequeñas fotos de personajes con la técnica del daguerrotipo. Esto permite apreciar la nitidez de estas imágenes, gracias al nitrato de plata, que después de más de 150 años lucen impecables.

    Con sus originales imágenes, este artista de la luz busca entrelazar un mensaje que integra la técnica del colodión húmedo, usada en 1851. Más allá de los retratos en blanco y negro, Chavarría explora con temáticas variadas que van desde el género, la sociedad de consumo, la contaminación ambiental y la identidad, entre otros.

    Chavarría es Ingeniero en Sistemas, pero su pasión es la fotografía, oficio que dice ha aprendido en forma autodidacta. Su búsqueda perseverante, a base de prueba y error, lo ha convertido en el único artista que experimenta con esta peculiar técnica en la región centroamericana.

    Su incursión en la fotografía fue casual, alrededor de los 20 años, en un viaje a Costa Rica. Al revelar las fotos se dio cuenta de sus malos resultados, por lo que decidió comprar una cámara, un libro de fotografía y comenzó a practicar. Años después se integró al Club Fotográfico donde colaboró de 2005 a 2011.

    Pero fue hacia 2009, en un Festival Foto30, cuando Chavarría descubre la fotografía contemporánea. “Noté que más allá de la estética, las imágenes tenían un mensaje”, comenta. Es así como se involucró en talleres con especialistas como Miguel Flores Castellanos, que le abrieron las puertas de ese mundo. “Me gustó demasiado, fue como entrar en otra dimensión”, dice.

    A partir de entonces, comenzó a buscar referentes en artistas como Gregory Crewdsow, Joel-Peter Widking, Pieter Hugo y el guatemalteco Luis González Palma. Poco a poco, de su portafolio comienzan a surgir imágenes que van desde luchadores vencidos, concursos de Drag Queens, como también escenas del mercado de La Terminal. Se percató de que su fotografía podría tener un valor agregado desde dos puntos de vista. Primero si esta tiene un contenido artístico propio y segundo, utilizando procesos alternativos que aporten calidad de resolución a las imágenes. “La fotografía nació perfecta, por hacerla rápida, le bajamos la calidad”, sostiene.

    En esa línea, demostrando que esta técnica asegura la permanencia de sus imágenes, sugiere que la forma más segura de conservar el material fotográfico es imprimirlo. “Regresar a los orígenes es apostar porque en el futuro cada una de estas fotos valgan más y sean una herencia para mi hijo”, resume.

  • 1

    jorge chavarría

    ¿Por qué los guatemaltecos somos extraordinarios? Porque a pesar de todo, por sobrevivencia, tratamos de ser felices y salir adelante en un país hostil. 2

La voz de los pueblos indígenas

  • La desigualdad, el racismo y la discriminación fueron algunas de las razones por las que empezó a cantar. Sus letras se mezclan con sonidos contemporáneos y tradicionales como la marimba.

    “Siento fuerza en mi andar, valentía, resistencia, identidad. Soy pueblo, soy montaña, soy raíz, mis ancestros viven en mí… Estoy aquí donde se siembra flor y maíz, donde se cuentan historias en el güipil”, afirma Sara Curruchich en Estoy aquí una de las 13 canciones que forman parte de su primer álbum Somos.

    Nacida en San Juan Comalapa, Chimaltenango, la cantautora alcanzó reconocimiento internacional tras la presentación de su primer sencillo Niña, en 2015. En el escenario la acompaña su guitarra mientras interpreta temas que mezclan español y kaqchikel, con los que busca consolidarse como una voz de reivindicación por los derechos indígenas y contra la pobreza que impulsa la migración hacia Estados Unidos.

    La joven de 26 años cosecha triunfos en su carrera musical y recientemente obtuvo un Award of Merit por el documental Desde Nuestro Muxu’x en la categoría Latin/Hispanic del Festival Best Shorts Competition realizado en Estados Unidos. El video se realizó durante la gira Raíz que llegó a las comunidades remotas del país y relata su historia en la música, su lucha y sus inspiraciones.

    Para Sara el galardón “es un reconocimiento a que el arte es una manera de construcción de paz, comunidad y colectividad, de seguir compartiendo la memoria e historia”.

    La cantautora guatemalteca creció en un hogar formado por cinco hermanas y un hermano hoy todos mayores. Su padre era agricultor, carpintero y electricista pero amenizaba su casa con las melodías de su guitarra y su voz. Mientras su madre, aportaba su canto y silbido. Sara recuerda que su primer acercamiento con la música fue a los cinco años mientras veía a sus papás llevar canciones a los enfermos de su comunidad. “La música es una manera de sanar y es lo que pude ver y pude sentir cuando era niña”, relata.

    Cada fin de año, ayudaba a su familia a vender pesebres y ranchos en los campos del Roosevelt. Tras la muerte de su padre por causa del síndrome de Guillain- Barré, ella dejó de cantar. Sin embargo, a finales de 2011 volvió a escribir canciones y a cantar. La primera se llamó Amigo y la siguiente Niña, que está incluida en su primer disco y que cuenta la historia de sus padres.

    En 2012 se graduó de la Escuela Normal para Maestros de Música, Jesús María Alvarado y también formó parte del grupo de rock mam “Sobrevivencia”. Dos años después, recibió el impulso del XXX Festival del Centro Histórico de México, cuando cantó acompañada de la Orquesta Filarmónica de Dresden, Alemania, en el Palacio de Bellas Artes, durante la presentación del concierto “Codex Dresdensis”.

    En 2015 recibió el premio “Artista Revelación” en la categoría de canto, de la Fundación Dante Alighieri, el primero de muchos. Sus presentaciones han sido reseñadas en los medios de comunicación más reconocidos a nivel internacional. Uno de sus sueños es hacer una colaboración con Silvio Rodríguez, cuyas canciones la han acompañado desde que era pequeña.

  • 1

    Sara curruchich

    Gracias a los pueblos por su fuerza, su grandeza, memoria y su caminar. Gracias a las abuelas y todas las mujeres por su lucha, por abrirnos el camino y andar con nosotras, por ellas tenemos esta oportunidad 2

“Para cantar hay que prepararse como en una maratón”

  • La ganadora del primer lugar en el concurso internacional Operalia, ha aprendido que el arte de cantar requiere técnica, sensibilidad y muchas horas de ensayo.

    Lo primero que llama la atención en la carrera musical de Adriana González es su rápido ascenso. Tenía 17 años cuando fue descubierta por su maestra Bárbara Bickford, con quien tomó clases formales de canto. Eso fue en 2009, el mismo año en que ganó el premio de “artista revelación”, un concurso a nivel local que le permitió esculpir su talento y definir su carrera profesional como soprano lírica.

    Años atrás, Adriana gustaba de cantar covers de rock y piezas ligeras con sus compañeros del Village School. No creció con un ambiente musical en casa, pero sí tuvo padres que la apoyaron en su decisión de abrazar el arte como profesión. Al salir del colegio, se matriculó para estudiar la Licenciatura en música en la Universidad del Valle.

    El segundo momento clave en su vida se da al participar en el Festival Mundial de la Juventud Coro 2012 en Chipre. Allí la descubre el director de orquesta español Iñaki Encina, quien la invitó a una audición a París y le otorgaron el papel de Zerlina en la ópera Don Giovanni.

    Al preguntarle a qué atribuye esta meteórica carrera, considera que es estar en el lugar correcto, en el momento correcto, con la preparación adecuada. Otro factor, asegura, es la capacidad de ser flexible y versátil para adaptarse a las situaciones que se imponen. Y por último, disfrutar al máximo lo que se disfruta hacer. “Cantar es lo más divertido del mundo. Es mi pasión, mi gasolina de vida”.

    Esa gasolina que la mueve cada día implica arduas horas de trabajo. “Como estudiar medicina”, asegura. Y es que el canto lírico implica una complejidad de detalles que requieren trabajar el personaje a interpretar en distintas facetas que van desde el dominio mental, físico y emocional. En detalle, tomar en cuenta la técnica, pronunciación correcta, estudio psicológico y social del personaje, desempeño escénico, respiración, partitura, entre otros.

    “Son años de preparación, como en una maratón”, asegura la cantante, quien en este momento cuenta que ha estado trabajando cerca de tres años en el rol de Micaela, de la ópera Carmen de Bizet, que se presentará en Zurich en junio del próximo año.

    Una década después de estar inmersa en el mundo del canto y de ganar este año el prestigioso concurso Operalia, Adriana considera que la ópera atraviesa por un buen momento. Se reinventa. Están quienes defienden el género clásico y romántico del siglo XIX como también están quienes crean nuevas composiciones, al menos en Europa, dice. “Se hacen grandes esfuerzos para que sea un género accesible a públicos distintos, desde edades hasta capacidad económica”.

    González tiene agenda llena para el resto del año y la mitad del próximo. La temporada comienza en Madrid, sigue en Londres y Guatemala. El próximo año tiene compromisos en Francia, Japón, Rusia y a mitad del año, Zurich. “Es otro mundo, antes no sabía ni la mitad de lo que conlleva ser cantante”, comenta.

  • 1

    adriana gonzález

    Los guatemaltecos somos extraordinarios porque no importa cuanta catástrofe pase en el mundo, los guatemaltecos siempre seguimos echando punta. 2

Juan Maegli, amo y señor de la navegación a vela

  • Juan Ignacio Maegli nació en una cuna en la que practicar la Navegación a Vela es una tradición familiar, por lo que ha dedicado su vida a emular y superar los grandes éxitos de su padre.

    Juan Ignacio ha navegado desde la edad de cuatro años, bajo la dirección de su padre, Juan Estuardo Maegli, quien se ha convertido en el principal motor en su ascendente carrera.

    El deportista nacional ha representado a Guatemala en diversos eventos, superando muchas dificultades, incluyendo el hecho de ser un velerista en un país en donde este deporte no es muy practicado.

    Estudió Administración de Empresas en el College of Charleston (Carolina del Sur), donde compitió con los Cougars en la ICSA, siendo nombrado Patrón All American en 2010, y elegido regatista universitario del año en 2013.

    De los mejores

    Juan Ignacio es el deportista guatemalteco más laureado en la historia de los Juegos Panamericanos, ya que con la medalla de oro que ganó recientemente en Lima, sumó su tercera conquista dorada, la cual añadió a la que antes había conseguido en Río de Janeiro 2007 y Toronto 2015. Pero por si esos títulos panamericanos no fueran suficientes, Maegli añade a su palmarés las medallas de bronce que se adjudicó en Santo Domingo 2003 y Guadalajara 2011.

    A nivel de Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juan Ignacio Maegli también ostenta el tricampeonato con sus conquistas doradas en Mayagüez, Puerto Rico, 2010, Veracruz 2014 y Barranquilla, Colombia en 2018.

    Maegli también ha cosechado grandes triunfos en los Juegos Olímpicos, con dos participaciones que le permitieron estar entre los mejores diez del mundo en Londres 2012 y en Río de Janeiro 2016, justas en las que demostró sus enormes avances luego de exigentes y disciplinadas jornadas de trabajo en el extranjero.

    En la actualidad, Juan Ignacio se prepara para representar a Guatemala en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, a los que ya se encuentra clasificado desde hace varios meses.

    Boleto en la bolsa

    Juan Maegli ganó este año la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, pero antes obtuvo el importante boleto para clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio del próximo año.

    Maegli obtuvo el derecho de participar en la justa olímpica durante el Mundial de Clase Láser en Sakaimianato, Japón, donde volvió a brillar a lo grande en julio pasado y donde firmó su cuarta participación en los Juegos Olímpicos.

    La clasificación la logró luego de ubicarse en el quinto lugar de las regatas del difícil torneo, en el que participaron los mejores veleristas del mundo.

    “Estoy feliz de haber tenido un buen desempeño y cumplir el objetivo de clasificar a los Juegos Olímpicos”, comentó Maegli, quien se clasificó junto a competidores de Suecia, Argentina, Hungría y Rusia, que son las potencias del mundo en este deporte.

    Con 30 años, Maegli llegará a los Juegos Olímpicos de Tokio con mucha experiencia y en uno de sus mejores momentos de su carrera, por lo que se perfila como uno de los candidatos a ganar una presea para Guatemala, si se toma en cuenta las buenas actuaciones que ha alcanzado en varias competencias en las que participan los mejores del mundo.

  • 1

    juan maegli

    Estoy feliz de haber tenido un buen desempeño y cumplir el objetivo de clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio. Fue una competencia difícil en la que no logré mi mejor desempeño, pero estoy contento de haber conseguido la clasificación directa a las justas olímpicas. 2

Una vida dedicada a la palabra

  • La vida de Francisco Pérez de Antón ha transcurrido entre tres grandes pasiones: la literatura, la economía y el pollo. Parecieran aristas lejanas una de la otra, pero en la figura de este empresario y escritor conviven para formar el triángulo que lo sustenta como persona. Es así como, además de fundar Pollo Campero y ser una pieza fundamental en el desarrollo de la Universidad Francisco Marroquín, la vida también lo ha recompensado con premios de la talla del Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias.

    Cierto es que Pérez de Antón no es guatemalteco de origen. Nació en Soto de Caso, provincia de Oviedo, España, en 1940. Tras la Guerra Civil, su padre decidió dejar el Ejército y dedicarse al comercio de materiales industriales. Francisco creció entonces en una vida “aldeana”, como dijo una vez a un diario de Oviedo, entre cabras, vacas y leña. Unos tíos pagaron su educación superior con miras a un futuro en la empresa familiar y así estudió en Madrid agronomía –aunque su gran pasión era la literatura.

    No obstante, la vida no está escrita y el amor lo trajo a Guatemala en 1963. Tenía entonces 23 años y se estableció, junto a María Consuelo Gutiérrez, su esposa, en Quetzaltenango.

    La relación con la familia Gutiérrez sería un camino al éxito, uno que anda hasta la actualidad. Primero trabajó en La Sevillana, tienda ubicada en la cabecera departamental de Quetzaltenango. Luego se mudó a la ciudad de Guatemala y tuvo diversos trabajos. En ese contexto conoció a Juan Bautista Gutiérrez, su gran mentor, y realizó estudios de Economía en la Universidad Francisco Marroquín.

    Reinventar la forma de comer pollo

    A mediados de la década de 1960, Francisco Pérez de Antón se hallaba ante el reto de poner a funcionar una incubadora de pollos. A pesar de que no era el alimento más popular, buscó la forma de vender las aves al por mayor. La solución que ideó cambió la forma de comer pollo en Guatemala y dejó una huella en la identidad culinaria del país.

    Encontró, en un libro, una patente para aumentar lo jugoso de la carne del pollo. La obtuvo y se puso a trabajar en la idea que tenía en mente: vender pollo frito. Trabajó en el proyecto desde 1965, en la fritura, en la marca, en la arquitectura del restaurante, y en 1971 vio materializado el sueño. Desde entonces, Pollo Campero se ha convertido en una de las empresas más exitosas en la historia de Guatemala.

    Volver a la pasión juvenil

    No satisfecho con una vida plena en el mundo empresarial, Pérez de Antón decidió volver a su pasión de juventud: la literatura, combinada con el periodismo y la comunicación. En 1984 se hizo a un lado en el mundo ejecutivo y abrazó las letras. Para 1986 ya había fundado Crónica, un semanario pluralista y de investigación que se volvió referencia para el periodismo en Guatemala.

    Además de su labor en el periodismo, Francisco ha forjado una extensa carrera en el mundo de las letras. Este viaje le valió el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias en 2011. Dentro de sus libros más importantes están Los hijos del incienso y de la pólvora, El sueño de los justos y Chapinismos del Quijote. También elaboró la historia de Pollo Campero, que narra en Memorial de cocinas y batallas. En los últimos años se ha dedicado a la narración con tintes históricos, como en Cisma sangriento, La rosa de Westminster y La corrupción de un presidente sin tacha.

  • 1

    francisco pérez de antón

    Además de su labor en el periodismo, Francisco ha forjado una extensa carrera en el mundo de las letras. Este viaje le valió el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias en 2011. 2

El montañismo corre por sus venas

  • Cuatro veces recorrió el camino que lleva a la cima del mundo. En tres ocasiones no alcanzó el objetivo. Finalmente, en el cuarto intento, Bárbara Padilla contempló bajo sus pies la inmensidad de la superficie de la Tierra vista desde su lugar más alto. Había llegado a la cumbre del Everest, el punto más elevado en el planeta.

    La hazaña de Padilla es una de las más memorables del alpinismo guatemalteco. Fue la segunda mujer connacional en lograr el reto de subir a 8 mil 848 metros sobre el nivel del mar y conquistar así la cumbre más alta del mundo. Este éxito lo debe a su esfuerzo personal y a la combinación de sus distintas facetas. Se define como andinista, madre y mujer, así como una soñadora que trabaja por una Guatemala mejor y más justa. Según explica en su página de Facebook, busca ser una inspiración para las personas. “Deseo motivar a los demás por medio de mis experiencias, ya que tenemos todo lo necesario para buscar nuestra felicidad”, mantiene escrito en su perfil digital.

    A ella, la inspiración le llegó de familia. El gusto por el montañismo venía en su sangre. Su tío, Luis Alberto Padilla, fue miembro de la primera expedición guatemalteca a la cumbre del Aconcagua, en Argentina, en 1965. Además, Bárbara dio sus primeros pasos en esta disciplina por la influencia de su núcleo familiar, “gracias a la motivación inculcada por mi señor padre, Leonel Padilla”, explica. Su primera cumbre fue el Cerro de Oro, en Atitlán, a los seis años. Luego hizo una vida en la Administración de Empresas; estudió política, es aeromoza, escritora y madre.

    El sueño de la cima del mundo

    La primera vez que intentó alcanzar la cumbre del Everest fue en 2013. Avanzó por los caminos de la montaña y un accidente con su equipo le impidió lograr el objetivo. No quedó satisfecha con la idea de ver truncado el sueño y decidió volver al año siguiente. En 2014, las huellas de Bárbara estaban de nuevo en los Himalaya. No obstante, la naturaleza tenía otros planes. Durante su estancia en el Campo Base (el punto de encuentro y partida para las expediciones a la cumbre), un deslave causó la muerte de 16 personas y las salidas fueron canceladas.

    Antes de pensar en el Everest, Padilla había hecho entrenamientos en México, Ecuador y Argentina. El Aconcagua, al sur del continente, es su referente. “A pesar de estar consciente de los riesgos que pueda implicar la conquista de los 14 ochomiles, he aprendido a superar mis miedos y a entregarme con total pasión y seguridad al desafío que esto conlleva”, afirma. Se refiere a las 14 cumbres más altas del planeta.

    Fue así como en 2015 se embarcó por tercera vez en la empresa de llegar a la cumbre del Everest. Entrenó en Perú y México y, ya lista para la aventura, sufrió de nuevo un imprevisto natural: un terremoto destruyó Katmandú. Bárbara sufrió algunas lesiones leves y todas las expediciones fueron canceladas por el duelo.

    La hazaña llegó en 2016. El 14 de mayo de ese año partió hacia el éxito, tras meses de entrenamiento y aclimatación. Días y metros sobre el nivel del mar después, el GPS le dio la confirmación: estaba a 8 mil 848 metros de altura. Eran las 7:55 de la mañana en Nepal y una guatemalteca más había hecho historia.

    En el futuro, Padilla espera continuar con la conquista de las cumbres que superan los 8 mil metros. El próximo año intentará llegar a la cima del K2, en Pakistán; menos de diez mujeres lo han logrado.

  • 1

    bárbara padilla

    Hago montañismo porque mi fin es poner el nombre de Guatemala en alto. 2

El altruismo como camino de vida

  • La historia de Diego Pulido ha tenido cuatro grandes pilares: la banca, la educación, el deporte y el arte. Esto le ha permitido una vida llena de satisfacciones y derrotas que lo han dirigido a buscar nuevas estrategias e innovar en cada uno de esos campos.

    Pulido ha desarrollado su vida personal y profesional en Guatemala. No obstante, nació en España y vino muy joven al país, a finales de la década de los cincuenta, luego que su padre decidiera que era momento de obtener nuevas oportunidades después de la guerra civil española. Estudió en el Liceo Guatemala y aprendió una de sus grandes pasiones que es la educación y supo que su misión era ayudar a generar oportunidades de estudio.

    En 1971 se graduó como economista en la Universidad Rafael Landívar (URL) y obtuvo en 1973 una maestría en administración de empresas con especialidad en finanzas, en el campus del INCAE de Nicaragua. También fue catedrático durante seis años en las universidades Francisco Marroquín y la URL.

    Revolución y profesionalismo

    Ese mismo año ingresó a trabajar al Banco Industrial. Recuerda que al inicio el sector bancario era tradicional y él buscaba innovar y dar a los clientes la facilidad de acceder a la banca.

    A pesar de encontrar resistencia, Pulido consiguió su objetivo y logró que la entidad fuera la primera en utilizar una banca en línea en Centroamérica y la tercera en la región latinoamericana. Asimismo, hace 25 años tuvo la iniciativa de instalar sistemas de comunicación por microondas para conectar la información de las agencias.

    Diego Pulido Aragón tiene 52 años de experiencia en el sector financiero del país, 47 de ellos en el Banco Industrial, donde actualmente, además, es (dentro de la Corporación BI) director de la Financiera Industrial, de Seguros El Roble, de Westrust Bank, de Almacenadora Integrada, de Banpaís (Honduras) y de Banco Industrial (El Salvador) y presidente de Visanet Guatemala.

    Valor a la vida

    Otras de las pasiones de Pulido son la tecnología, la ópera y los deportes. Siempre se ha interesado por la lectura. Su libro favorito es El Quijote, de Miguel de Cervantes. También creó la Fundación Ramiro Castillo Love, con 27 años de recorrido y casi 400 mil niños alfabetizados. Ha impulsado, además, la ópera con el programa Querido Arte.

    En 2012 impulsó la creación de la Fundación Amigos del Deporte Olímpico (FADO). Unió a 12 empresas con el objetivo de crear una cultura deportiva que permitiera al país ser parte de la elite mundial. Asimismo, se hizo cargo de la Fundación Olímpica Guatemalteca, que trabaja con niños y niñas en zonas rojas y que actualmente atiende a 1,300 menores de edad.

    Gracias a un camino altruista y de trabajo, Diego Pulido ha sido reconocido cinco veces como Rotario del Año, por el Club Rotario Guatemala Sur; premio Rotary International y designado entre los cien mejores Rotarios a nivel mundial. Pero uno de sus mayores logros fue recibir la medalla Pierre de Coubertin, otorgada por el Comité Olímpico Internacional en 2018, siendo el primer latinoamericano en recibirlo.

    Pulido terminará su trayectoria bancaria el 1 de enero de 2020, pero iniciará otro ciclo en el que seguirá dedicado a los proyectos de educación y deporte. Además planea publicar un libro de su vida en marzo del próximo año. “Mi vida es como la de cualquier ser humano de abajo para arriba, estudiando mucho”, enfatizó.

  • 1

    diego pulido

    Pulido ha desarrollado su vida personal y profesional en Guatemala. No obstante, nació en España y vino muy joven al país, a finales de la década de los cincuenta. 2

“Es el mejor momento para hacer ciencia”

  • Sus aportes van desde la academia así como el fomento de la investigación científica de alto nivel en los países en desarrollo.

    En el momento de esta charla, el doctor Fernando Quevedo Rodríguez (1956) anuncia que a partir del presente mes termina sus labores al frente del Centro Internacional Abdus Salam para la Física Teórica (ICTP). A lo largo de diez años, este físico guatemalteco especializado en teoría de cuerdas, fue su director en Trieste, Italia. Ahora se prepara para regresar a la vida académica en las aulas de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, donde gozó de permiso para ejercer este alto cargo.

    La labor de Quevedo en el ICTP consistió en desarrollar la investigación, educación y formación de vanguardia en su nivel más alto, así como promoverla en los países en desarrollo. Esto va desde especialidades en los grados de maestrías y doctorados, así como impartir conferencias y talleres en forma constante entre científicos de todas partes del mundo.

    Desde su llegada como director, Quevedo cuenta que se crearon centros regionales en Brasil, México, Ruanda y China, se duplicó el número de estudiantes de posgrado en el ICTP, de 70 hasta alrededor de 150; creó nuevas áreas de investigación como energías renovables y ciencias de la vida cuantitativas, incluyendo físicos trabajando en las áreas de biología y la inteligencia artificial. “Me tocó viajar a más de 60 países, hemos hecho bastante”, dice satisfecho de dejar esta institución que se financia con fondos de la cooperación internacional de Italia, de la OIEA y de la UNESCO.

    En el campo de la investigación académica, Quevedo considera que las contribuciones individuales de un físico teórico son difíciles de medir, puesto que responden a una comunidad de científicos. Sin embargo, aclara que ha contribuido en la teoría de cuerdas (descripción de la gravedad a nivel microscópico). “Una cosa me identifica: propuse la dualidad S, una simetría que no se conocía y a partir de nuestro trabajo, podría tener implicaciones para el estudio de la teoría de cuerdas”, afirma.

    Poco se imaginaría este científico adónde llegaría cuando era niño. Cuando solo sabía que le gustaban mucho las matemáticas y le encantaba leer. El recuerda esos años en que tenía una curiosidad intelectual para la cual intentaba encontrar respuestas para entender la naturaleza. Con los años, Quevedo ve el futuro de los jóvenes dedicados a la ciencia con total optimismo, no como cuando a él le tocó abrirse campo en la Guatemala de los años 70. Desde entonces, los escenarios en el país han mejorado, no demasiado, pero hay muestras de progreso. Menciona, por ejemplo, la creación de la Escuela de Ciencias Físicas en la Universidad de San Carlos, el aumento de estudiantes en estas carreras, así como proyectos particulares que dan muestras de evolución, como el CubeSat de la Universidad del Valle.

    “Es el mejor momento para hacer ciencia”, afirma el físico. Por un lado, desde la difusión que existe de esta en los medios, hay más personas y apoyo; y por el otro, por la capacidad de los científicos de adaptarse a desafíos que no se ciñen a resolver operaciones complejas. Basa este sustento en que las personas entrenadas en matemática y física tienen capacidad de ser versátiles en cualquier tipo de trabajo, puesto que están entrenados para resolver problemas, tener pensamiento crítico. Por eso, Quevedo asegura que no hay que desconfiar de quienes quieren dedicarse a la ciencia. Al contrario, son el futuro del país.

  • 1

    fernando quevedo

    Porque como dice el dicho: al mal tiempo, buena cara. Siempre encontramos algo positivo en los momentos difíciles. 2

El fiscal comprometido con la justicia

  • Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), ha dedicado 16 años de su vida a casos que han generado impacto en la Torre de Tribunales.

    En los momentos difíciles que ha vivido durante sus 16 años de carrera judicial, Juan Francisco Sandoval asegura que Dios, su familia y amigos han sido su principal fortaleza. Las imágenes de televisión y fotografías de los medios de comunicación retratan a un joven serio o con cierta frialdad. Sin embargo, él se define como alguien tímido. Incluso recuerda que en sus inicios en la agencia 19 de la Fiscalía Metropolitana se escondía en una oficina. Con los años ha fortalecido su carácter y quienes son cercanos a él reconocen otras cualidades que se alejan de la timidez.

    Juan Francisco Sandoval de pequeño soñó con ser periodista, historiador o profesor de enseñanza media. Pero llegó a ser abogado “primero de forma accidental”, según recuerda. “Me enamoré de la carrera porque he encontrado que es una manera de alcanzar la justicia”.

    De cierta manera, ser maestro se ha cumplido. Actualmente imparte clases en la Universidad Mariano Gálvez desde donde transmite a sus alumnos que el prestigio es lo más importante. “Les permitirá no vivir con lujos pero sí con mucha tranquilidad”, afirma.

    Aunque en los últimos años su carrera ha estado marcada por señalamientos y denuncias, toma esto con tranquilidad pues reconoce que son tácticas de la rearticulación de los grupos de poder.

    Tenía nueve años cuando la televisión transmitía hechos históricos que él recuerda: la caída del muro de Berlín, la desintegración de la ex Unión Soviética y la guerra en la antigua Yugoslavia. Pero a sus 37 años nunca imaginó que tendría bajo su responsabilidad casos que han causado impacto en el sector judicial y en la sociedad guatemalteca, como el de La Línea, que en 2015 provocó la renuncia y encarcelación del exmandatario Otto Pérez Molina y su ex vicepresidenta Roxana Baldetti, así como de otros funcionarios.

    “Formé parte de una época, quizá de un ciclo que ya se cerró. Pero tendremos que construir un modelo y tratar de que no se termine de socavar el estado de derecho”, argumenta.

    En marzo de 2003 tuvo su primer contacto con el Ministerio Público. Estudiaba en la facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos y tenía uno de los mejores promedios, eso le ayudó para optar a una pasantía y fue asignado a la agencia 19 de la Fiscalía Metropolitana. Tras graduarse en 2005, optó a un cargo como auxiliar Uno de la Fiscalía contra el Crimen Organizado, en la unidad contra el robo de vehículos.

    En 2008, ocurrió el robo de US$8.6 millones en el aeropuerto La Aurora y formó parte de la unidad especial para investigar el caso. Estuvo en la Unidad de delitos relacionados con bancos, luego aplicó a la plaza de auxiliar fiscal dos y lo ascendieron a la Fiscalía de Asuntos Constitucionales. En junio de 2009 ascendió a la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) donde tuvo el primer caso bajo su responsabilidad: el del expresidente Alfonso Portillo (2000-2004).

    Su trabajo en la FECI también ha generado la comparecencia en los tribunales de antiguos y actuales funcionarios del Congreso, entre ellos Pedro Muadi, Arístides Crespo, Estuardo Galdámez o los señalamientos en contra de Luis Rabbé.

    Aunque en algunos momentos ha pensado en renunciar a la FECI, su convicción de que desde el sector justicia se puede hacer algo para mejorar el país, le ha motivado a seguir. “Hago mi trabajo con mucho amor y respeto”, puntualiza.

  • 1

    juan francisco sandoval

    Aún en todos los momentos difíciles y las cicatrices de nuestra historia, los guatemaltecos tenemos la capacidad de recomponernos, de salir adelante y de sacar una sonrisa al momento más difícil. 2

“Lush” Saravia, un amante de la velocidad que conquistó Europa

  • El piloto nacional Andrés Lush Saravia mostró desde niño su interés por los motores, la adrenalina y la velocidad, lo que le ha permitido convertirse en la actualidad en el único conductor nacional en participar en la competitiva y difícil categoría GT Open en Europa.

    Ligado a los motores

    Fue en 2006 cuando Lush empezó, a sus 16 años, a participar en competencias de Go Karts y las Monomarcas, en donde cosechó triunfos importantes. Luego de triunfar en Go Karts, que para muchos es el semillero de los pilotos en la carrera del automovilismo, Saravia participó en la Copa Suzuki Swift, en la que todos los pilotos compiten en un auto sin modificaciones, por lo que únicamente sobresale la destreza de los conductores. Desde ese momento, dejó de manifiesto que estaba destinado para cosas grandes.

    Posteriormente, Lush Saravia pasó a competir en la categoría Sport Prototipo, que tuvo la oportunidad de ganar, por lo que siguió subiendo escalones en su exitosa carrera.

    Pruebas más difíciles

    Luego de dominar la Sport Prototipo pasó a participar en la categoría GT3 en la que obtuvo el título nacional y, posteriormente, centroamericano.

    Saravia proyectó sus estupendas condiciones al frente de un Toyota MR2, en el que se agenció su primer campeonato internacional, luego de ganar en Costa Rica y, posteriormente, en la República Dominicana.

    Después, Saravia pasó a competir en la categoría reina de la región, la Modificada GT1, en la que se coronó campeón centroamericano. En sus inicios en esta categoría, Saravia contó con el apoyo del campeón nacional y centroamericano, Carlos Zaid, con quien dominó las pistas de la región.

    Luego pasó a competir de manera individual con su Corvette C6 y logró revalidar su título centroamericano hasta convertirse en tricampeón regional.

    El salto a Europa

    Posteriormente, Andrés Saravia pasó a competir en la Fórmula 4, que en el camino hacia la Fórmula 1 esta categoría es considerada el primer paso en la especialidad de monoplazas.

    La trayectoria de Andrés Saravia se fue agrandando, ya que en 2013, 2014 y 2015 participó en la Fórmula 3 en la que obtuvo varios podios contra pilotos destacados de Europa.

    En 2018, Saravia dio uno de los pasos más importantes y significativos de su carrera luego de empezar a participar en la competitiva y difícil GT Open de Europa, en la que se coronó subcampeón ese mismo año junto a su compañero de equipo, el español Fran Rueda, con quien hizo historia luego de una estupenda temporada.

    Saravia y Rueda ganaron cuatro de los circuitos de la temporada y en cinco ocasiones tuvieron podios adicionales. “Fue una temporada inolvidable”, recordó el piloto nacional.

    El guatemalteco Andrés Saravia y el español Fran Rueda lograron mantener su excelente nivel y en 2019 estuvieron hasta el final en la lucha por el título de la GT Open europea, en la que finalmente se ubicaron en el cuarto lugar de la clasificación general. Saravia y Rueda ocuparon el podio en el circuito de Francorchamps, Bélgica; en el legendario circuito alemán de Hockenheim, en Austria y en Silverstone.

  • 1

    andrés saravia

    Este año hemos competido a un buen nivel. Esta categoría es muy complicada, pero nos esforzamos al máximo y peleamos hasta el final por el título en la GT Open junto a mi compañero Fran Rueda, con quien hemos hecho un buen equipo en Europa. 2

Gladiadora sobre ruedas

  • Dalia Soberanis se ha convertido en una de las deportistas guatemaltecas más sobresalientes, gracias a su dedicación para practicar una disciplina deportiva que, hasta hace poco tiempo, era poco seguida en Guatemala en forma competitiva.

    Sus inicios

    Inició a los seis años a practicar el patinaje y sus primeros logros empezaron a llegar en los Juegos Estudiantiles del Codicader en 2009. Pero fue hasta en 2011 que debutó en forma oficial en el ciclo olímpico, ganando grandes experiencias en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Pero en 2013, con ocasión de los Juegos Centroamericanos realizados en San José, Costa Rica, Dalia brilló con la conquista de ocho medallas, de las cuales tres fueron de oro, tres de plata y dos de bronce.

    Esa actuación le permitió llegar a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014 con mayor nivel competitivo, colgándose la medalla de bronce, aunque cuatro años más tarde, en Barranquilla, Colombia, ascendió los peldaños que le hacían falta para conquistar la de oro. En 2017, Dalia se ubicó en el séptimo lugar en los Juegos Mundiales de Wroclaw, Polonia, al tiempo que ganó las medallas de plata y bronce en la Copa Europea de Lagos, Portugal en 2018.

    En 2019, Dalia Soberanis logró ganar una histórica medalla de bronce en los World Roller Games en los 200 metros, una gesta que hasta ahora no ha conseguido ningún patinador centroamericano. Su más reciente actuación en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 le dio al deporte guatemalteco una medalla de plata en 500 metros y una de bronce en los 300 metros contrarreloj.

    Fichada en Europa

    Dalia Soberanis obtuvo enormes logros en 2018, los cuales le permitieron ser reclutada por el Team Arena Geisingen, de Alemania, que decidió ficharla luego de sus destacadas actuaciones. Ese año fue uno de los más importantes para Dalia luego de ganar la prueba de los 100 metros en el BMW-Berlín Marathon. Posteriormente, triunfó en el Campeonato Panamericano de Clubes y Naciones de Patinaje de Velocidad en Monterrey, México, donde obtuvo el derecho de participar en los Juegos Panamericanos de Lima, donde se agenció dos medallas.

    Estas buenas actuaciones le permitieron a Dalia ser contratada por el equipo alemán, que anunció en sus redes sociales con bombos y platillos su flamante contratación.

    Histórica medalla

    Dalia Soberanis ha conseguido varios logros importantes para Guatemala en el plano internacional. Destaca el que consiguió en julio pasado cuando obtuvo la presea de bronce en el World Roller Games que se disputó en Barcelona.

    La patinadora nacional, con apenas 22 años, se convirtió en la primera medallista mundial del patinaje nacional y de Centro América. Soberanis consumó su hazaña en los 200 metros por tiempo en la pista de Front Marítim, donde terminó de confirmar sus enormes condiciones, luego de ser superada únicamente por dos de las mejores del mundo, las colombianas Geiny Pájaron y Andrea Cañón.

  • 1

    dalia soberanis

    Estoy muy feliz por la medalla de bronce ganada en Barcelona. El nivel fue muy fuerte, me enfrenté a campeonas mundiales y panamericanas. Estoy muy satisfecha por este logro que es de todos los guatemaltecos y que me motiva a seguir trabajando más fuerte. 2

“Quiero ayudar a otros niños que no tengan los recursos ni la oportunidad para estudiar música”

  • Las diestras manos de la pequeña pianista de San Juan Sacatepéquez trazan un futuro prometedor. En la aldea Cruz Blanca de San Juan Sacatepéquez, a más de 30 kilómetros de la ciudad capital, se encuentra una pequeña con un prodigio especial: Yahaira Tubac, quien a sus 10 años mueve las manos con destreza sobre las teclas del piano. Un talento que le ha permitido cosechar varios reconocimientos nacionales e internacionales y tener aspiraciones muy definidas sobre su futuro musical.

    En la sala de su casa hay dos pianos y es habitual escuchar a clásicos como Haydn, Bach o Chopin, algo poco común en un entorno social donde la música popular hace parte de lo cotidiano.

    Tubac desarrolló sus aptitudes y pasión por este instrumento gracias a un ambiente familiar propicio, especialmente bajo la tutela de su padre, Pedro Tubac, quien no pudo dedicarse a la música desde joven, pero ahora es profesor de esta materia con el método Suzuki.

    Fue gracias a este método de aprendizaje, basado en la estimulación temprana, que Yahaira comenzó a estudiar desde los dos años y medio, y dio su primer recital a los cuatro años. “Tenemos claro que todo niño tiene potencial, el entorno es importante, lo cual propicia el desarrollo. Depende de cada menor que avance a su ritmo”, explica su padre.

    Desde entonces, la formación musical de Yahaira ha evolucionado, lo cual no sería posible sin una pasión definida y su férrea disciplina. Comenzó con la orquesta Sonidos de Esperanza auspiciada por World Vision, en San Juan Sacatepéquez. Este año continuó bajo la guía de la maestra Zoila Luz García Salas, lo que implica viajar dos veces por semana hacia un conservatorio privado en Cayalá, zona 16, y practicar piano un promedio de tres horas diarias.

    “Si me sigo esforzando mucho, llegará el día en que podré tocar melodías difíciles como Debussy”, afirma Yahaira, quien además sostiene que uno de sus compositores favoritos es Beethoven, por la fuerza de sus piezas y su historia.

    A sus 10 años, Yahaira sorprende por su madurez y formalidad al conducirse. Asegura que las presentaciones en público no la ponen nerviosa, más bien, quienes se ponen inquietos son sus padres. También admite que a veces las horas de práctica se hacen cuesta arriba cuando llegan sus primitos a jugar o cuando le dejan muchas tareas en el colegio. Pero no está sola, practica con su hermano Pedro Eduardo, de seis años, quien toca el violín y es muy amigable.

    Cuando se le pregunta qué cualidades se necesitan para ser pianista, ella responde sin dudar que “mucha práctica”. Explica que dominar una pieza requiere estudiarla parte por parte para después unir todo el conjunto. También se necesita memoria y empezar despacio para después llegar a tocar rápido, pero seguro.

    No deja de sorprender la determinación de Yahaira para trazarse metas. “Cuando sea mayor quiero ayudar a otros niños que no tengan recursos ni la oportunidad para estudiar música. Y yo poder ser compositora”, afirma. Sabe que esto requiere salir a estudiar fuera, por lo que ha pensado en Francia o en la Juilliard School de Nueva York.

  • 1

    Yahaira tubac

    Somos extraordinarios porque cada guatemalteco tiene un sueño y tenemos algo que si lo queremos cumplir lo hacemos, porque es nuestro sueño. 2

Un gigante y guerrero de la gimnasia

  • Jorge Vega es un joven prodigio de la gimnasia y en pocos años ha escrito la historia de este deporte, luego de convertirse en el primer varón en ganar competencias importantes en el plano internacional.

    Inició su ascendente carrera a los diez años cuando en su pueblo natal, Sacatepéquez, empezó a proyectar su enorme talento en la gimnasia. Con 48 kilogramos de peso, este pequeño pero gigante deportista proyectó sus enormes cualidades en casi todas las especialidades de la gimnasia artística, pero en el salto al potro es donde más ha destacado.

    Por su sencillez, carisma y capacidad se ganó rápidamente un lugar de privilegio en la gimnasia centroamericana y, con el paso de los años, se convirtió en uno de los mejores diez gimnastas del mundo.

    Luego de ser descubierto, Jorge se trasladó a vivir a las instalaciones de la Federación, donde terminó de consolidarse como uno de los mejores atletas de esta disciplina en la región.

    Grandes logros

    Sus grandes éxitos lo han hecho ser reconocido por la crítica internacional como uno de los grandes gimnastas de talla mundial, sobre todo después de pelear entre los gigantes de este deporte en los Juegos Panamericanos de 2015 en donde sorprendió al ganar la medalla de oro en los ejercicios sobre piso, lo cual refrendó en Lima 2019 con la conquista de la presea plateada en el salto al potro.

    En 2013 ganó seis medallas, cuatro de plata y dos de oro, en los Juegos Centroamericanos de San José Costa Rica, donde empezó a proyectar todo su talento.

    Ese mismo año obtuvo la presea de plata y bronce en los Juegos Bolivarianos en Trujillo, Perú y luego se situó en el puesto 12 en la clasificación general en el Campeonato Mundial de Gimnasia en Nanjing.

    También obtuvo la presea de oro en la especialidad de salto al potro en el Festival Deportivo de Guadalajara y luego se agenció la medalla de plata en el torneo panamericano de Gimnasia mayor en Canadá. Pero su carrera también registra cuatro medallas en Juegos Centroamericanos y del Caribe, dos de ellas en Veracruz 2014, en donde maravilló con su conquista dorada en salto, además del metal áureo que consiguió en ejercicios sobre piso en Barranquilla 2018, en donde también obtuvo un bronce en salto.

    Brilla en Mundiales

    A nivel de campeonatos mundiales de la Federación Internacional de Gimnasia, FIG, Jorge Vega ya acumula siete medallas, siendo las principales conquistas las medallas de oro que obtuvo en Szombately, Hungría en 2016 y 2107, además del oro que se colgó al pecho en los mundiales de Paris, también en 2017.

    En los mundiales de Guimaraes realizados en 2018, Vega también conquistó las preseas de oro y de plata y se ganó el reconocimiento de propios y extraños.

    También, en el plano mundial tiene medallas de bronce y plata en Szombately en 2016 y 2017, sumando en 2018 una medalla de plata en ejercicios sobre piso en el World Challenge realizado en París, Francia.

    En la mira de Jorge Vega están los Juegos Olímpicos de Tokio, para los que se encuentra en plena y ardua preparación. Jorge espera clasificar a las justas de Tokio y, para el efecto, ha llevado a cabo una ardua etapa de preparación en varios países de Europa.

  • 1

    jorge vega

    Por segunda ocasión se va de las manos la clasificación olímpica, una por lesión y la otra porque así Dios lo decidió. Me voy molesto por no conseguir la clasificación a los Juegos Olímpicos en el Mundial de Stuttgart, pero a la vez feliz por estar en el Top 13 del mundo. 2

Tecnología para cambiar el mundo

  • La mayor pasión de Luis Von Ahn es combinar la tecnología con la interacción humana para la resolución de problemas. Desde esta combinación Von Ahn es el creador de Duolingo y de la empresa Captcha y Recaptcha, que luego Google compró en 2009.

    Von Ahn soñaba como cualquier niño de ocho años en tener una consola de videojuegos. Su mamá, una reconocida doctora, le regaló en cambio una computadora. Cinco años después, su interés y curiosidad le habían permitido adentrarse en la programación e iniciar a crear sus propios videojuegos.

    En cada entrevista Von Ahn resalta que su madre siempre lo ha acompañado y es quien le dio la oportunidad de evolucionar y buscar la mejor parte de sí mismo.

    Luis nació en ciudad de Guatemala en 1979. En 1996 se graduó del Colegio Americano, pero su interés por las ciencias exactas era tan grande que quería estudiar un pregrado en matemáticas. Sin embargo, no encontró la carrera en el país, por lo que buscó una beca universitaria en Estados Unidos.

    En el año 2000 se graduó de matemático en la Universidad de Duke, luego, en 2005, obtuvo un doctorado en Ciencias de la computación en la Universidad Carnegie Mellon con la tutela de Manuel Blum, quien es reconocido por sus investigaciones en la criptografía y la teoría de la complejidad computacional.

    Carrera de éxito

    Von Ahn es conocido por ser uno de los pioneros de la idea crowdsourcing, que busca tercerizar trabajos sistematizados. Su vida profesional también lo llevó a ser profesor asociado en el Departamento de Ciencias de la computación en la Universidad Carnegie Mellon.

    Uno de sus mayores logros ha sido la creación de Duolingo, que nace de los recuerdos de una educación precaria en Guatemala. La plataforma se ha convertido en la forma en que millones de personas a nivel mundial aprenden un idioma de forma gratuita.

    Hasta ahora, Duolingo cuenta con más de 300 millones de usuarios. Estos buscan aprender inglés, español, alemán, francés, italiano y 23 idiomas más. El éxito de la herramienta es la sencillez con la que lleva a los estudiantes a completar cursos que les permitan hablar, leer, escuchar y escribir una lengua extranjera.

    Duolingo está habilitada en 82 países y ha recibido varios reconocimientos de las compañías Apple y Google. Está valorada en US$700 millones y ha recaudado más de US$108.3 millones en capital.

    El sueño de Luis Von Ahn es que las personas puedan aprender a fondo un idioma desde una aplicación. Además, crear una plataforma totalmente gratuita y sin uso de internet para que cualquiera pueda aprender a leer, escribir y formarse como profesional.

    Reconocimientos

    Gracias a los aportes de innovación a la tecnología, Luis Von Ahn ha obtenido distintos reconocimientos científicos a nivel internacional. En 2006 obtuvo el premio MacArthur también conocido como el premio del genio. Asimismo, fue nombrado como uno de los 50 mejores cerebros en la ciencia por la revista Discover y fue mencionado como uno de los 10 científicos más brillantes por la revista Popular Science.

    El más reciente de sus galardones es el premio Lemelson-MIT por su invención y aporte a la ciberseguridad en el año 2018. Von Ahn ha revolucionado el mundo de la tecnología y está en búsqueda de más

  • 1

    luis von ahn

    Mi sueño es que las personas puedan aprender a fondo un idioma desde una aplicación. 2
  • PRESIDENTE: Jose Rubén Zamora
  • VICE PRESIDENTE: Ramón Zamora
  • COMERCIALIZACIÓN: Fröken Donis de Castillo
  • DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN: Daniel Lux Sandoval
  • EDICIÓN: Luis Aceituno
  • REDACCIÓN: Ana Lucía González, Juan José Corado, Evelin Vásquez, Isela Espinoza, Jaime Moreno
  • GESTIÓN EDITORIAL: Jaime Moreno
  • FOTOGRAFÍAS: Felix Acajabón y archivo elPeriódico
  • CORRECCIÓN DE ESTILO: Mario Molina Martínez
  • ADAPTACIÓN DIGITAL: Irasema Méndez y David Gonzalez