• LUGARES TURÍSTICOS:
  • Laguna Brava
  • Tziscao
  • Laguna Maxbal
  • Zaculeu

Huehuetenango

Huehuetenango

El nombre del departamento surgió de la cabecera departamental, nombrada de la misma forma. En la época prehispánica el municipio era conocido como “Chinabajul”, que en mam significa “Entre Barrancos”.

Durante la Conquista, los indígenas que acompañaban a los españoles cambiaron su nombre por “Ueuetenango”. Esto es interpretado como “Lugar de los viejos”.

Aunque otra teoría indica que podría ser a causa de un árbol que llamaban “Ahuehuetle”.

Clima: templado, frío.

Ubicación Geográfica: situado en la región noroccidente de Guatemala. Limita al norte y oeste con México; al sur con San Marcos, Quetzaltenango y Totonicapán; y al este con Quiché.

Idioma: español, mam, tektiteko, akateko, chuj, poptí, Q'anjob'al y awakateko.

Laguna Brava

También conocido como “Yolnabaj” que significa bravo y “Nhajab” que significa lago, en maya-chuj. La Laguna Brava forma un embalse natural a través de fallas geológicas donde abundan concentraciones de caliza. Siendo parte de una serie de más de 60 lagos, lagunas y cenotes que se dilata entre el noroccidente de Guatemala y Chiapas, México, denominada como Parque Nacional Lagunas de Montebello, en territorio mexicano.

La hermosura natural del lugar se enmarca dentro del frío y la neblina propios de la altitud. Nutrido por ríos numerosos que descienden de la extensa cadena orográfica de los Cuchumatanes, que posee algunas de las cumbres más altas de Guatemala, y por corrientes subterráneas, una de las particularidades del lago es el intenso colorido azul turquesa de sus aguas, cambiantes incluso en diversas tonalidades azules.

Ubicación

Aldea El Aguacate, Nentón, Huehuetenango, a 1,142 metros de altura sobre el nivel del mar.

Sets Para Aprender Jugando

Juegos didácticos a gran escala son la nueva propuesta de la empresa Dicomm.

Una petición de algunos estudiantes abrió un camino nuevo para Bidkar Martínez. Carpintero, llegó a sus manos un proyecto para alumnos de la Universidad de San Carlos, quienes se encontraban realizando su Ejercicio Profesional Supervisado. La idea era sencilla: juegos didácticos en madera. Fueron los primeros que Dicomm realizó. Sin embargo, la colaboración dejó en su fundador, con 21 años de experiencia y radicado en Huehuetenango, la inquietud de añadirlos a su cartera de productos.

A esto se sumó la oportunidad de adquirir un equipo para corte computarizado que les permitió realizar prototipos de las piezas para comercializarlas como herramientas que pueden ser utilizadas en escuelas para enseñar a niños y jóvenes de una forma creativa.

“En Guatemala no existen empresas que estén fabricando productos para el sector educativo, por eso vimos una oportunidad de innovar en ese mercado”, afirma Martínez. Entre los juegos que la compañía ha desarrollado están el tangram, un set de piezas geométricas usadas para crear distintas formas, dominó y totito, entre otros.

Doña Vicencia y Su Pepián Huehueteco

Doña Vicenta y su esposo, Juan Pascual, son líderes en su comunidad. Juntos tienen 17 hijos, 63 nietos y 8 bisnietos. Ellos viven en una aldea llamada Siete Pinos, camino a la famosa Laguna Magdalena. Aparte de dedicarse al cultivo de papa y a la cocina, tienen una posada para turistas llamada Altos Montes.

En una ONG extranjera, que se instaló cerca de su casa, le enseñaron a cultivar el sauco y a hacer jalea y vino de sauco, ambos muy ricos. Además de estos productos que tiene a la venta, su especialidad es el Pepián regional, el cual hace para bodas, pedidas de mano y para días festivos.



Vicenta, a pesar de no saber leer o escribir, es una empresaria y cocina delicioso.

El recado de su pepián lleva tomate extranjero, tomate colorado, chile pimiento, chile pasa y miltomate. Lo hace con carne de chompipe y lo acompaña con papas y sopa de arroz. El recado de este pepián no lleva semillas tostadas, lo cual hace la salsa bastante simple, como una salsita de tomate tradicional. Lo sirve siempre con fresco de suchiles, el cual lleva nixtamal quebrantado.

Además del pepián, en la región también se come bastante cordero, caldo de gallina criolla y pollo en jocón.

Doña Vicenta recuerda que los bisabuelos hablaban mam, pero no sabe por qué se perdió, pues nadie le contó la historia. Hoy en día es una región mayormente ladina, en la cual el idioma predominante es el español.

INSTAGRAM