• LUGARES TURÍSTICOS:
  • Catedral Basílica de Esquipulas
  • Volcán de Ipala
  • Finca los Girasoles
  • Iglesia de la Santísima Trinidad

Chiquimula

Chiquimula

Es conocido como La Perla de Oriente, este nombre se le atribuye debido a la gran cantidad de plantaciones de algodón. Una de las características de Chiquimula es donde se ubica uno de los lugares de peregrinación más reconocidos, Esquipulas. Esto se debe al Cristo Negro, que ha generado múltiples leyendas y creencias. Sus milagros se han difundido a todo el país y también al extranjero. La celebración al Cristo Negro de Esquipulas, se realiza en enero y conlleva rezos, penitencias, novenarios, cumplimientos de promesas, ofrendas y agradecimientos.



Clima: cálido templado, seco.

Ubicación Geográfica: Situado en el oriente de Guatemala. Limita al norte con el departamento de Zacapa; al sur con la República de El Salvador y el departamento de Jutiapa; al este con la República de Honduras; y al oeste con los departamentos de Jalapa y Zacapa.

Idioma: chortí y español.

Finca de Girasoles

Manfredo Rodríguez Morales es un ganadero de Chiquimula, quien por consejo de un grupo de ingenieros agrónomos, decide plantar girasoles en su finca para mejorar su producción y calidad de leche.

La Finca Barranco Blanco captó la atención del público el 20 de enero de 2016, cuando Manfredo hace público, en sus redes sociales, la oportunidad para conocer su terreno. El evento fue un gran éxito que, como él lo expresó con sus propias palabras, “ya no cabía la gente en este lugar”. Fue así como nació la iniciativa de convertir el campo de girasoles en un atractivo destino para quienes deseen ir a tomar fotografías.

Ubicación

K.m. 225 y medio carretera a Chanmagua, aproximadamente a dos kilómetros y medio de la Basílica.

Costo

Q5.00 por persona.

Horario

Lunes a Domingo de 8:00 a 17:00 horas.

Contacto

Facebook: El Jardín de Girasoles Esquipulas.

Girasoles a Beneficio de La Comunidad

En Chiquimula hay un campo de girasoles. Lo que recauda se dona a un asilo y un orfanato.

Cuando Edgardo Rodríguez heredó la finca familiar nunca se imaginó que se convertiría en una atracción turística. Para él es simplemente el terreno en donde creció, pero para sus miles de visitantes anuales es una oportunidad de tomarse una fotografía perfecta rodeada de un campo amarillo y verde, repleto de girasoles.

La siembra de dicha flor se inició en 2016, a raíz de la sugerencia de un ingeniero. Propuso a Rodríguez probar alimentar al ganado con esta planta para mejorar la producción de productos lácteos usados para el consumo propio. “Nosotros necesitamos la semilla que produce porque se concentra la proteína y

la grasa, que se consideran beneficiosas para la vaca y la leche”, señaló.

Luego, un amigo compartió varias fotografías del campo en redes sociales y esto atrajo la atención del público. Al percatarse de la cantidad de gente que llegaba, iniciaron a cobrar Q10 por el ingreso. El dinero recolectado se utiliza para ayudar a instituciones locales, como cuerpos de socorro, un asilo y el orfanato de las hermanas franciscanas.

Desde su apertura, el campo de girasoles se ha convertido en un destino turístico alternativo en Esquipulas. La ciudad, famosa por su turismo religioso, tiene ahora un atractivo diferente, dispuesto a recibir visitantes en busca de la mejor fotografía.

La Chaya

De éste departamento quiero exaltar una gastronomía con propósito, una cocina que refiere a la posibilidad de desarrollo y el objetivo claro de la disminución de la mal nutrición de las áreas más lastimadas como lo es el Corredor Seco de Guatemala.

Con lo anterior se ha propiciado una pertinente complicidad entre el maíz y la bondadosa CHAYA del cual exaltaremos como referentes el tamalito de maíz con chaya y las tortillas de maíz y chaya, esto significa que pondremos en valor una culinaria comunitaria que plantea no sólo una conciliación necesaria con el medio ambiente, sino también la utilización de una especie comestible olvidada con virtudes nutricionales asombrosas.

La planta de la Chaya es nativa de la península de Yucatán México y algunos lugares de Guatemala donde también la reconocemos como “espinaca Maya”, éste ingrediente contiene un valor nutricional altísimo: proteína, hierro, calcio, vitamina A, vitamina C, ácido fólico y Vitaminas B, y por lo tanto, se ha convertido un vehículo natural de nutrientes pero también de identidad cultural para la región.

La razón por la que he citado el tamalito y la tortilla con chaya, es porque en éstas dos preparaciones tradicionales, se ha encontrado el que las comunidades abracen una manera con pertinencia cultural para consumirla, y de ésta manera sanarse, nutrirse y actualmente verse en la búsqueda de mercados interesantes como lo son la alta cocina para la sostenibilidad de sus “chayales” encontrando también un ingreso económico desde sus hogares.

INSTAGRAM