< Inicio

Erick Alfredo Baldizón Góngora

Recrear ambientes para la entretención

Image
publicidad

Soñar….soñar…, para hacer feliz a niños y adultos


Por: Arquitecto Erick Alfredo Baldizón Góngora

La recreación es la actividad humana destinada al aprovechamiento de un tiempo libre para el esparcimiento físico y mental, propicia para darnos cuenta de nuestro entorno y nos permite revivir el afecto entre personas y el mundo que nos rodea. A inicios de la década de los 90, se me dio la oportunidad de un trabajo destinado a la construcción de parques recreativos propiedad del Irtra. Sucede que la empresa destinada a la industria de la recreación necesitaba una persona creativa que se enfocara en crear entornos destinados a darle un carácter distinguido a sus parques; anteriormente a esa fecha, no se tomaba en cuenta lo que ahora le damos el nombre de “Tematización”, esto es un concepto arquitectónico utilizado para dar un carácter determinado a un espacio, edificio o un juego mecánico.

Image

Arquitecto Erick Alfredo Baldizón Góngora Jefe del Departamento de Construcción y Acabados Especiales del Irtra Egresado de la Universidad Rafael Landívar, 1996


Ideas sorprendentes

En ese tiempo no se conocían las diferentes técnicas para construir ideas sorprendentes y darle un sentido al diseño; fue así como tuve la oportunidad de iniciar mis primeras propuestas en el Parque Mundo Petapa, haciéndome cargo de los acabados especiales para darle un tema específico al parque. La única técnica que conocía era el ferrocemento, técnica compuesta por mallas de diferentes calibres y sabieta, sin embargo, se me dio la oportunidad de capacitarme con viajes a parques en Estados Unidos para conocer las diferente formas y elementos arquitectónicos los cuales convierten a esos parques en lugares únicos en el mundo. Mi sorpresa fue que cuando viajé nadie me explicó cómo se habían construido, no tenía otra opción más que tocar con mis propias manos y escuchar el sonido de cada superficie que me atraía para descifrar cuál había sido el material con el que estaba construido, así, cuando llegara a Guatemala pudiera proponer con nuestros materiales, los diseños que se nos ocurrían. Después de pruebas y errores fui investigando y proponiendo otras técnicas que pudiéramos considerar, además de contar con un grupo de artistas entre ellos: pintores, escultores, herreros y carpinteros. Gracias a la visión y dirección de don Ricardo Castillo, hoy contamos con un equipo especializado de obreros con experiencia, quienes han aprendido un oficio nuevo. Puedo decir que por esa oportunidad que tuve, con deseo y voluntad, se han logrado parques maravillosos como los que ahora tenemos en Guatemala. Como una muestra de ello, para los que nos han visitado, puedo mencionar el Valle de los Dinos, proyecto que me confió don Ricardo, puedo decir hoy que no imaginaba cómo lo construiría, fue tanta mi emoción que a veces no dormía pensando en el deseo de hacerlo, puedo recordarme que aún era estudiante de la facultad de Arquitectura en ese tiempo. Además del Valle de los Dinos, han sido muchos proyectos y diseños que hemos realizado y con los que un día soñamos, y con los cuales muchos guatemaltecos y extranjeros han disfrutado, entre ellos el parque acuático Xocomil con su temática maya; La Fontana de Trevi, de Xetulul, monumento que visité en Roma en compañía de don Ricardo, y de la que tomé muchísimas fotografías y videos, para poder venir a construirla. De este viaje cuento con una anécdota que no será borrada de mi memoria, entre muchas otras. Sentados frente a este monumento histórico me dice: “Creo que no la vamos a hacer”, me quedé callado y en mi mente me hacía muchas preguntas, ¿venir tan lejos y no hacerla…? pero, todo cambió cuando me dijo que me apoyara con artistas para hacer semejante fuente que ahora podemos apreciar. Fue tan complaciente esta labor cuando una persona de nacionalidad italiana me dijo: “¿Cómo hiciste para traerla de Roma?” y me dije, “¡esta expresión vale más que cualquier salario!”

“Trabajar en un lugar donde pensamos como niños para hacer cosas de adultos, es único, y poderlo compartir con las personas para que se olviden de sus penas, es algo muy gratificante”.

Agudizar los sentidos

Con este trabajo he llegado a entender, lo importante de la recreación, creo que hoy por hoy tomo muy en cuenta lo que mis catedráticos de la universidad me decían sobre emplear la psicología en arquitectura en los parques, como conceptualizar espacios que sean agradables y cómo hacer para que las personas quienes los visitan, se sientan en otro mundo. He aprendido que nosotros como diseñadores de estos lugares recreativos debemos de poner en función todos los sentidos que poseemos como el oído, la vista, el tacto, los olores, etc., para poder crear diseños que puedan transportar al ser humano a otro mundo, solo así somos capaces de olvidar las penas, angustias, estrés, tristezas, entre otras cosas, que nos invaden en algún momento de nuestro diario vivir, es por ello que trabajar en un lugar donde pensamos como niños para hacer cosas de adultos, es único y poderlo compartir con las personas para que se olviden de sus penas es algo muy gratificante, soñar….soñar…, para hacer feliz y ver sonreír al niño y al adulto. Es un trabajo que está lleno de magia, magia que un “mago” nos enseñó a encontrar en cada uno de los que trabajamos en el Irtra, el talento que tenemos para ser parte de esta institución y este es el mismo “don Ricardo Castillo”.

publicidad