< Inicio

¿Un seguro en pandemia?

El médico y el de vida, entre los seguros prioritarios

Image
publicidad

Por: Rodrigo España / Colaborador de elPeriódico

Muchas veces las personas dan por sentado que gozarán siempre de buena salud e integridad física, sin prever que nadie está exento de sufrir situaciones no deseadas en la vida. Un accidente de carro que provoque una invalidez o muerte, un robo o una enfermedad como el Covid-19, puede sacudir la realidad en la que viven y cambiarla de la noche a la mañana. Es en este contexto, que los seguros personales son una herramienta indispensable para estar protegido y preparado para afrontar cualquier imprevisto.

Actualmente, a través de las diferentes aseguradoras en Guatemala, se tiene la opción de adquirir distintos seguros personales. Pero, debido a la pandemia del Covid-19, los seguros médicos y de vida, son posiblemente, los que se deben adquirir como prioridad. Según el artículo 874 del Código de Comercio de Guatemala, al adquirir un seguro, “el asegurador se obliga a resarcir un daño o a pagar una suma de dinero al realizarse la eventualidad prevista en el contrato, y el asegurado o tomador del seguro, se obliga a pagar la prima correspondiente”.

Al contar con un seguro médico, la empresa aseguradora cubre un porcentaje de la consulta del especialista, hospitalización, exámenes de laboratorio/diagnósticos, y medicamentos, teniendo que cancelar el asegurado la diferencia (copago). Este porcentaje podrá variar dependiendo de la aseguradora y póliza que el individuo adquiera, lo que redundará en beneficio de la economía familiar.

Las cifras

De acuerdo con la Asociación Guatemalteca de Instituciones de Seguros (AGIS), según reporta su página web: https://agis.com.gt/, en el sector privado hay actualmente un total de 553 mil personas aseguradas con cobertura para gastos médicos en Guatemala. Una cifra muy pequeña si tomamos en cuenta que, según el último Censo de Población y Vivienda, realizado en 2018 por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Guatemala tiene cerca de 15 millones de habitantes. Por lo que, tan solo un 3.7 por ciento de la población guatemalteca está asegurada.

Mientras que, en el seguro de vida, se paga un monto pactado previamente entre el asegurado y la compañía aseguradora por un tiempo específico, para que los beneficiarios de este puedan recibir un resarcimiento económico en caso de accidente, invalidez o muerte. Según la AGIS, en Guatemala hay 3.1 millones de personas aseguradas en seguros de vida. Esto significa que un 20.98 por ciento de la población nacional cuenta con seguro de vida.

En Guatemala, los hospitales privados tienen cargos elevados por brindar servicios de salud. De acuerdo con la AGIS, durante el primer trimestre de este año, en gastos médicos se ha atendido un total de 5 mil 864 casos por Covid-19, y se ha desembolsado Q129 millones 763 mil 844. Es decir, un pago promedio por asegurado de Q22 mil 128. Las indemnizaciones por los casos sin hospitalización (consultas, medicamentos y exámenes de laboratorios, etc.) ha sido en promedio de Q5 mil 221; y con hospitalización de Q69 mil 613 por paciente. Mientras que, en seguro de vida, han sido 168 los casos en los que se ha resarcido a los beneficiarios por un monto de Q51 millones 78 mil 676. Estos valores podrían elevarse considerablemente, hasta el punto de ser impagables para una persona no asegurada.

Por lo anteriormente expuesto, es importante evaluar la necesidad de invertir en un seguro médico y de vida, para estar cubierto ante cualquier imprevisto. Contar con un seguro, puede brindar tranquilidad a la persona asegurada y a sus dependientes/beneficiarios, ya que estarán cubiertos para afrontar cualquier eventualidad, sin poner en riesgo la estabilidad económica del núcleo familiar

Respaldo

En situaciones como la actual pandemia, contar con un seguro médico o de vida que nos respalde es fundamental. Debemos tomar en cuenta que aunque ahora la emergencia pública y sanitaria es el coronavirus, hay otras dolencias y enfermedades a las que no debemos darles la espalda, ya que de descuidarlas puede traer consecuencias dramáticas a nuestra salud y a la de nuestros familiares. Cuando la sanidad pública está desbordada, como sucede actualmente, los seguros médicos son un buen camino a seguir para garantizar nuestro cuidado y el de los que nos rodean.

Mientras que un seguro de vida permite proteger económicamente a la familia del asegurado al momento de que éste fallezca, o en algunos casos protege al mismo asegurado en caso de que padezca alguna invalidez permanente, lo que le permitirá hacer frente al pago de una hipoteca o un préstamo, o asegurar el futuro de sus hijos, por ejemplo.

publicidad