Background Image
< Inicio

El sabor dulce y tradicional a feria

Esta celebración, el feriado de la capital, es una festividad que guarda muchos aspectos tradicionales y culturales de la ciudad.


publicidad

La Feria de Jocotenango, en la ciudad de Guatemala, es una tradición que se celebra cada agosto con motivo del Día de la Virgen de la Asunción. La celebración data a 1550, fecha en que se celebró por primera vez en honor a la Virgen de la Asunción QUE tuvo su origen precisamente en la Antigua Guatemala, en el pueblo del mismo nombre.

Por medio de las anécdotas que narran los cronistas e historiadores, se sabe que la Feria de Jocotenango nace de dos sucesos. El primero se relaciona con la construcción de la Ermita de Nuestra Señora del Carmen en 1620. El segundo se refiere a que el pueblo de Jocotenango festejaba a la Virgen de la Asunción, patrona del lugar. De esta fusión surge oficialmente la feria.

Para los años 1800, la Feria de Jocotenango recibió importancia particular, pues no solo constituía una celebración religiosa, sino también una práctica social, económica y comercial que atraía gente de varios departamentos del país que traían sus productos a la capital para su comercialización.

Image
Según Miguel Álvarez, Cronista de la Ciudad, al contrario de lo que se cree, el nombre de la ciudad no provino de la población de Jocotenango, de La Antigua Guatemala, sino del asentamiento provisional que surgió en la ermita (que ahora es Candelaria y la Parroquia Vieja) que estaba dedicado a la Virgen de la Asunción.

De la Antigua a la capital

En 1773 la feria se suspende debido a los terremotos que se presentaron en la ciudad de Santiago de los Caballeros y debido a la destrucción que se presentó en el lugar se decide buscar otro sitio de asentamiento para la capital del Reino. De esta cuenta, se trasladan al Valle de la Ermita o de las Vacas y al nororiente del país se establece la parroquia Vieja que guardaría la imagen de la Virgen de la Asunción en sus inicios.

Con este traslado de la ciudad también se trajo consigo mismo las tradiciones, las costumbres y el fervor que era característico de la época. La imagen de la Virgen de la Asunción, se traslada a un nuevo recinto que se le encargó al arquitecto Marcos Ibánez, en el Centro Histórico. En este lugar también se estableció la Plaza de Jocotenango, en la parte norte de la ciudad, lugar en el cual se llevaría la celebración de la fiesta religiosa.

En esta época se extendieron los límites de la ciudad, dando paso a lo que fue conocido en ese entonces el paseo Simeón Cañas y el Hipódromo del Norte, construido en 1873 por el presidente Justo Rufino Barrios, que guardaría la feria de la ciudad.


Características Nuestra Señora de la Asunción

Una de las más importantes es la mirada hacia arriba. Ve al Padre en el cielo y a su Hijo como señal de que está próxima a entrar en la Eternidad, razón por la cual se le coloca sobre nubes.

Image

Una feria de gran relevancia

Durante un tiempo varios presidentes de la República le otorgaron a la Feria de Jocotenango una importancia particular debido a que se convirtió en una práctica social, económica y comercial que atraía público de todos lados.

En tiempos del presidente Jorge Ubico, la feria perdió fuerza, debido a que se estableció como feria nacional la de noviembre que se realizaba en honor a su cumpleaños. Sin embargo, luego de la Revolución de octubre de 1944 la feria de agosto volvió a tomar fuerza y sus costumbres características.

El presidente Lázaro Chacón, a través de la Secretaría de Gobernación y Justicia, emite un acuerdo el 10 de julio de 1928, que nacionalizó la Feria de Jocotenango e instaura oficialmente el 13, 14 y 15 de agosto de cada año para su celebración.

Los festejos incluyen un acto procesional de la Virgen de la Asunción que recorre la avenida Simeón Cañas, entre olorosas y multicolores alfombras de aserrín y flores, y juegos pirotécnicos. Para la diversión de los feriantes se instalan juegos mecánicos, ventas de comida típica y artesanías. Además, los asistentes pueden visitar y admirar el Mapa en Relieve construido por Francisco Vela Irisarri en 1905, o simplemente disfrutar todo lo que la feria ofrece.

Una celebración muy particular

Historiadores comparten que en un principio se podían ver, carreras de Caballos, exhibiciones de ganado, también había salones de Baile y desfiles de carruajes de lujo, entre otras cosas. La feria, en ese entonces, era concurrida por turistas que llegaban desde Oaxaca en México, de El Salvador, y otros países vecinos, debido a que también se presentaban artesanías, alfarería y cerámica, entre artículos de intercambio comercial.

Image
Plaza de Jocotenango en 1875. Templo de Nuestra Señora de la Asunción, demolido por órdenes de Justo Rufino Barrios en 1879.

Image
Juan Pablo II coronó a la Patrona de la capital en 1996.

Image


Image

Image
Image
Esta fiesta de la Ciudad reúne a múltiples diversiones, entre ellas comida y juegos para la familia.


publicidad