< Inicio

Estudiar con eficacia no es una cuestión de azar

Image
publicidad
Hay métodos de estudio que pueden ayudarte a facilitar y comprender el contenido de estudio

Algunos de los mejores estudios provienen de las mejores universidades: Stanford, Indiana y Chicago, donde experimentos precisos con grupos de estudiantes han arrojado luz sobre los métodos de estudio más efectivos. Los estudiantes que siguen estos métodos aprenden más fácilmente, retienen el material por períodos de tiempo más largos y se ahorran horas de estudio. Los diez métodos de estudio que los investigadores han encontrado que funcionan son:

El método SQ3R


El método SQ3R es una técnica de comprensión de lectura que ayuda a los estudiantes a identificar hechos importantes y retener información dentro de su libro de texto. SQ3R (Survey, Predict, Question, Read, Recite and Review por sus siglas en inglés) es un acrónimo que representa los cinco pasos del proceso de comprensión de lectura (Examinar, Preguntar, Leer, Recitar y Repasar). Prueba estos pasos para una sesión de estudio más eficiente y efectiva:

En lugar de leer todo el libro, empieza por hojear el primer capítulo y tomar notas sobre los títulos, subtítulos, imágenes u otras características destacadas como gráficos.

Formula preguntas sobre el contenido del capítulo, como, ¿De qué trata este capítulo? ¿Qué sé yo sobre este tema?

Empieza a leer el capítulo completo y busca respuestas a las preguntas que formulaste. Después de leer una sección, resume en tus propias palabras lo que acabas de leer. Intenta recordar e identificar los puntos principales y responde las preguntas del segundo paso.

Una vez que hayas terminado el capítulo, es importante revisar el material para comprenderlo completamente. Examínate sobre las preguntas que hiciste y vuelve a leer las partes que necesitas reforzar.


Práctica de recuperación


La práctica de recuperación se basa en el concepto de recordar en un momento posterior. Recordar una respuesta a una pregunta mejora el aprendizaje más que buscar la respuesta en tu libro de texto automáticamente. Recordar y escribir la respuesta en una tarjeta de memoria flash es mucho más efectivo que pensar a adivinar la respuesta.

A continuación, se muestran algunas formas en las que puedes implementar el proceso de recuperación en tu rutina de estudio.

Utiliza pruebas de práctica o preguntas para evaluarte a tí mismo, sin mirar tu libro o notas.

Hazte tus propias preguntas: se tu propio maestro y crea preguntas que creas que estarán en una prueba. Si estás en un grupo de estudio, anima a otros a hacer lo mismo e intercambia preguntas.

Utiliza tarjetas didácticas, pero asegúrate de practicar la técnica de recuperación. En lugar de darle la vuelta a una tarjeta prematuramente, escribe la respuesta y luego verifica.


Práctica espaciada


La práctica espaciada (también conocida como “práctica distribuida”) anima a los estudiantes a estudiar durante un período de tiempo más largo en lugar de abarrotarse la noche anterior. Cuando nuestros cerebros casi olvidan algo, trabajan más duro para recordar esa información. Espaciar tu estudio permite a tu mente hacer conexiones entre ideas y construir sobre el conocimiento que puede recordar fácilmente más adelante.

Para probar esta técnica, revisa tu material en intervalos espaciados similares al programa a continuación:

Día 1: Aprende el material en clase.

Día 2: Revisa el contenido y repasa al mismo tiempo.

Día 3: Repasa anotando lo que se te quedó.

Día 4: Revisa tus notas y compara.

Es importante comenzar a planificar con anticipación. Al comienzo de cada semestre, programa algo de tiempo cada día solo para estudiar y revisar el material. Incluso si faltan meses para tus exámenes, esto te ayudará a responsabilizarte.


El método PQ4R

Este método adopta un enfoque activo del aprendizaje que mejora la memorización y la comprensión del tema. Similar al método SQ3R anterior, PQ4R (preview, question, read, reflect, recite, and review) es un acrónimo que representa seis pasos del proceso (anticipar, preguntar, leer, reflexionar, repetir y revisar).


La técnica de Feynman

La técnica de Feynman es un método eficaz para aprender un concepto rápidamente explicándolo en términos simples y sencillos. Se basa en la idea: “Si quieres entender algo bien, trata de explicarlo de forma sencilla”. Lo que eso significa es que, al intentar explicar un concepto con nuestras propias palabras, es probable que lo entendamos mucho más rápido.

Cómo funciona: Escribe el tema / concepto que estás estudiando en la parte superior de una hoja de papel. Luego, recítalo con tus propias palabras como si estuvieras enseñando a otra persona.

Revisa lo que escribiste e identifica las áreas en las que te equivocaste. Una vez que las hayas identificado, vuelva a tus notas o material de lectura y averigüa la respuesta correcta.

Por último, si hay áreas en su redacción en las que utilizaste términos técnicos o lenguaje complejo, se recomienda que vuelvas a escribir estas secciones en términos más simples para una comprensión más sencilla de cómo dominas los términos.


publicidad