Background Image
 Image

La antesala de la independencia

En 1820 inició el camino de la búsqueda de la libertad y de la igualdad de derechos para una independencia justa.

publicidad
¿No has visto las ediciones anterioriores?
  • Inicia el camino a la libertad
  • El anhelo independista



  • La libertad e inicio de la búsqueda de los derechos

    ¿Por qué nos cuesta tanto decirnos que somos independientes? ¿de verdad somos independientes? ¿podemos conmemorar 200 años de independencia? Y así son las preguntas que se hacen cada vez que se aproxima más la fecha de la Independencia de Guatemala. A través de nuestros números anteriores hemos hecho un repaso a las acciones que llevaron a que en la región se hiciera un movimiento independentista. Empezando por México, en 1820, y replicándose en la región, que en ese entonces era llamado el reino de Guatemala.

    Ese año es importante en el contexto histórico de la región. La lucha por los derechos de igualdad indígena atraviesa con la lucha por la independencia que se daba en la región, se entrelaza con ella, la anuncia en cierto modo, pero no es la misma. No tiene los mismos sujetos ni los mismos objetivos ni sobre todo las mismas formas de organización.

     Image

    A los pies de una escultura dedicada al líder indígena se lee “la rebelión indígena encabezada por Atanasio Tzul precursora de nuestra emancipación nacional” un contexto que hasta el día de hoy se sigue dando y para muchos se sigue buscando, no solo en un sector de la población sino en toda la nación.

    elPeriódico se adentra en estos hechos explicando, a la brevedad posible, los acontecimientos que marcaron el rumbo, como varios expertos señalan, a ver la independencia no como un hecho aislado en cada país, sino a un acontecimiento que marcó a una región por completo en un periodo determinado de tiempo.

    En Bicentenario, suplemento que compartimos cada último domingo de mes, acompañamos el hecho histórico, los detalles que desencadenaron el hecho que conmemora 200 años de historia. También compartiremos, por medio de nuestra entrega digital, una serie de entrevistas con expertos en temas relacionados al significado de independencia en la serie, elPeriódico presenta. Este material es un breve repaso a la conmemoración del Bicentenario con un trabajo visual histórico con un repaso de la cultura que hay en cada rincón de la ciudad.

    En esta edición, las páginas centrales serán dedicadas a exaltar al máximo símbolo nacional de la libertad, el Quetzal. Esta infografía, de cinco piezas armables, tendrá interesante información, tanto del ave, como datos históricos de Guatemala relacionados a su Bicentenario de Independencia. Al finalizar las entregas, en agosto, este material puede usarse como un importante mural patrio y de colección. Haz click en la imagen para descargala.
     Image  Image  Image
    publicidad

    1820, el levantamiento de los pueblos indígenas

    Referíamos el contexto a que en Guatemala sucede un hecho muy en particular y que es de gran importancia en los sucesos de independencia.

    En el número anterior compartimos sobre cómo la Constitución de Cádiz y otros sucesos habían iniciado ya los movimientos previos a la independencia del país. Esto incitó a que en las comunidades de San Francisco el Alto, Momostenango y San Miguel Totonicapán se anuncia que, gracias a la entrada en vigencia que el tributo había sido abolido, pero tras las acciones de abolir la constitución, restaurar una monarquía absolutista y que posteriormente volviera a aceptar la Constitución en mandato, las situaciones en la región empezaron a buscar otro tipo de solución.

    Los pueblos comenzaron a hacer resistencia y buscar una vía pacífica de solución, mientras las autoridades coloniales insistían en cobrar el tributo las comunidades indígenas fueron protagonistas del levantamiento de 1820 y en especial el protagonismo de Atanasio Tzul en la lucha de los pueblos y su libertad internamente.

    ¿Qué importancia tiene este personaje en la lucha de una independencia ecuánime y en la cultura del país? Hay que compartir que para muchos el levantamiento de 1820 es una de las más importantes manifestaciones colectivas, considerada como el movimiento de independencia en el país, como protesta indígena en la época colonial guatemalteca.

    Esto inicia en el primer trimestre de 1820, en parte como respuesta a las peticiones de numerosos indígenas que se habían trasladado a la capital con el fin de que, entre otras clemencias como indultos y la liberación de varios prisioneros, se pedía la abolición del pago de cualquier clase de exacción tributaria.

     Image
    Murales del Salón del Pueblo, Congreso de la República de Guatemala. (lado Sur) El mural fue creado en 1949 por los artistas: Víctor Manuel Aragón, Juan de Dios González y Miguel Ángel Milián, tres estudiantes de la Academia de Bellas Artes que fueron seleccionados como los mejores alumnos de esa época. Este lateral Sur narra visualmente parte de ese movimiento independentista.

    Para esa época las manifestaciones populares empezaban a exigir sus derechos y es cuando, un buen número de comunidades, lideradas por un grupo de indígenas k’iche’s del pueblo de San Miguel Totonicapán, la capital de la provincia, rehusaron hacer los pagos.

    En consecuencia, el desasosiego popular que ocurría en varios pueblos de la provincia, y ante el temor de un levantamiento aún más grande, el gobierno de la audiencia se abstuvo, por el momento, de recurrir a la fuerza. En consecuencia, Atanasio Tzul, un k’iche’ principal que había surgido como el más destacado jefe de la sublevación, junto con el líder macegual Lucas Aguilar, organizó en la plaza de San Miguel una multitudinaria manifestación, a la cual invitaron a los pueblos vecinos con el fin de celebrar el que veían como magno acontecimiento. El historiador Aarón Pollack, en su recopilación de hechos en el libro Levantamiento K’icke’ en Totonicapán,1820, resalta que fue un movimiento civil en contra de un abuso reiterado, con alta conciencia comunitaria y respeto a las personas no indígenas.

    Pollack resalta que tras estos sucesos, el gobierno de la audiencia ordenó un movimiento de restauración con el fin de contener cualquier tipo de levantamiento. Quetzaltenango, Salcajá y San Carlos Sija, marcharon hacia San Miguel Totonicapán. El conflicto sería corto y Tzul, junto con otros líderes indígenas, se rendiría, luego sería encarcelado y así poniendo fin al gobierno rebelde k’iche’. Tzul y otros líderes serían indultados al año siguiente, debido al movimiento independentista en curso.

    El historiador señala, en esta recopilación de hechos, que esta época destaca el contexto que resaltó un significativo esfuerzo por redefinir el poder indígena en Los Altos de Guatemala, al intentar los k’iche’s de Totonicapán crear una forma de política en sus pueblos y más brevemente en el ámbito regional, que habría revertido la tendencia colonial tardía hacia el incremento del poder no indígena en la región, reduciendo a la vez el poder de los nobles indígenas locales.

    Pollack comparte que la relevancia de estos hechos visibilizaría el protagonismo de actores políticos en la región del país donde se dieron los hechos y que este hecho resalta cómo estos actores influyeron en el cambio histórico mediante la planificación y organización.

     Image
    Debido a su importancia como personaje histórico del país, en honor a él, existe en la ciudad una calzada que lleva su nombre. Además, Rodolfo Galeotti Torres esculpió una estatua que se encuentra en Totonicapán.

    Líder comunitario

    No hay recuento histórico de datos exactos sobre el nacimiento y muerte del líder indígena Atanasio Tzul. Su vida política inicia en 1813 cuando empieza con el movimiento en dirigir a la población indígena para no pagar impuestos considerados como injustos e impuestos por la corona española, por ese liderazgo, aún en la actualidad es considerado como un defensor de los derechos del pueblo k’iche‘. Uno de sus principales aportes fue haber dirigido a la población indígena para no pagar impuestos considerados como injustos e impuestos por la corona española, por ese liderazgo, aún en la actualidad es considerado como un defensor de los derechos del pueblo k’iche‘. Fue agricultor, participó como alcalde auxiliar en 1816. Muchos comparten que fue nombrado rey tras el liderazgo al frente de la comunidad indígena como el representante más destacado del gobierno indígena. Historias de Totonicapán, narran que Tzul era dueño de las montañas de Paquí y que en su liderazgo las convertiría en tierras comunales. En conmemoración al líder indígena, el escultor Rodolfo Galeotti Torres esculpió una estatua en honor a Tzul en Totonicapán, denominada Monumento a Atanasio Tzul.

     Image
    Uno de los elementos históricos de la época que se conservan del líder indígena es una silla antigua de madera, decorada con un rostro felino, la cual utilizó mientras fue alcalde.

    Un paso más, y los actores de la Independencia de Guatemala

    Desde varios ángulos muchos resaltan la importancia de este levantamiento de los pueblos indígenas como una verdadera independencia ante las imposiciones y decisiones que se tomaban en esa época. Querían abolir la represión y que todo fuera ecuánime. Aunque el movimiento duró poco tiempo y fue reprimido de “forma pacífica”, como lo señala Pollack en su libro, es un hito histórico no solo en el país sino en la región como hemos señalado en nuestras entregas anteriores.

    Y es así como llegarían los días previos al 15 de septiembre de 1821 que marcaría la fecha en la que se firmaría el acta de Independencia de

    España del reino de Guatemala, que en ese momento abarcaba territorialmente lo que hoy día es Chiapas y Soconusco, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. El acta firmada por los representantes de las corporaciones más importantes de la vida colonial, el cabildo municipal, la Iglesia católica, la universidad, los principales gremios, etc., reafirmó el deseo de una vida independiente de dominio español de los principales grupos sociales del reino.

    Pelaes Almengor, en su libro Historia de Guatemala, resalta que las noticias hacían ver a los grupos pudientes el peligro del desarrollo de una revuelta popular o de una guerra fratricida. En aquellos días ya se estaba fraguando el “Plan Pacífico de Independencia”, preparado por José y Mariano Aycinena, Pedro Molina, Marino Beltranena y José Francisco Barrundia. Ante los acontecimientos, el 14 de septiembre de 1821 se presentó la oportunidad de convocar a una junta general, al llegar las noticias que varios poblados se habían incorporado por su cuenta al Plan de Iguala. Se citó para una sesión al día siguiente a las ocho de la mañana. De esto iremos hablando en nuestros dos números que quedan de este especial de Bicentenario, una Guatemala libre y qué celebramos el 15 de septiembre, y la absoluta y verdadera Independencia de 1821 a 1823.

    *Referencias: El levantamiento k’iche’ de Totonicapán, 1820: los lugares de las políticas subalternas, (Aaron Pollack, 2008) Historia de Guatemala, Oscar Guillermo Peláez Almengor.
     Image
    Gerente de Comercial: Fröken Donis de Castillo / Redacción: Luis Molina / Diseño e Infografía: Daniel Lux Sandoval / Corrección: Mario Molina / Diseño Web Irasema Méndez. TELÉFONO: 502 2427-2300, EXTENSIONES 2332 Y 2333. SUSCRIPCIONES: 2427-2323.
    OFICINAS: 1ª. Avenida, La Brigada, 13-30 Colonia San Ignacio, zona 7 de Mixco, Parque Industrial de San Ignacio (Mixco). Bodegas No. 1-118 y 1-118A (Bodegas elPeriódico)
    TELÉFONO: 2427-2300, EXTENCIONES: 2332 y 2333. SUSCRIPCIONES: 2427-2323.